Category: Sin categoría (page 1 of 18)

La cara oculta de las ONGs

Destacados representantes de la cooperación internacional al desarrollo señalan que el escándalo de Haití es la “punta del iceberg” en un sector donde el racismo, el menosprecio a la mujer y el abuso sexual son sorprendentemente frecuentes. (EL ESPAÑOL)

El exsoldado belga Roland van Hauwermeiren, que hoy tiene 68 años, trabajaba a comienzos de siglo en Liberia para la organización humanitaria Merlin (parte hoy de Save The Children). Dirigía varios proyectos en un país devastado por 15 años de guerra civil, pero en 2004 abandonó Monrovia entre sospechas sobre su vida sexual. Le gustaban las prostitutas locales y su vida social había despertado recelos en la comunidad.

Dos años después, sin embargo, fue contratado por Oxfam, una de las ONGs más conocidas del mundo, que vive hoy una de las mayores crisis de su historia tras conocerse que Van Hauwermeiren y otros empleados organizaron orgíascon prostitutas haitianas durante los trabajos de reconstrucción de la isla tras el terremoto de 2010.

Según testimonios recogidos por el diario The Times, un grupo de trabajadores de Oxfam convirtieron (con Van Hauwermeiren a la cabeza) una de las casas alquiladas en “un prostíbulo”. “Había niñas con camisetas de Oxfam corriendo semidesnudas…”, dice la fuente: “Era como una orgía digna de Calígula. Una locura”.

La costumbre venía, al parecer, de antaño. Un excompañero del belga, Paul Hardcastle, dijo al periódico británico que Van Hauwermeiren usaba a los chófers de la ONG en Liberia para ir a clubes, conocer meretrices y llevarlas después a la casa alquilada para él con fondos provenientes de donaciones.

Hardcastle añadió que envió una protesta oficial a la directora de recursos humanos de Merlin; se estudió el caso y Van Hauwermeiren abandonó Liberia. A pesar de ello, en 2006 empezó a trabajar en Oxfam: director general de la agencia en Chad, Congo y Haití, donde hubo de dimitir tras reconocer que recibía a prostitutas en su residencia. (Un año después, Acción contra el Hambre le nombraría jefe de su misión en Bangladesh).

Una tienda de Oxfam en Reino Unido.

Una tienda de Oxfam en Reino Unido. Efe

El ‘caso Haití’ y su onda expansiva amenazan con modificar profundamente el paisaje de la cooperación internacional, un sector protegido por un aura de opacidad (en atención a su presunto idealismo) que probablemente desaparezca tras conocerse la extensión de las malas prácticas de cooperantes occidentales bien pagados en países pobres.

El antiguo directivo belga ha escrito una carta en la que reconoce haber cometido “errores” en Haití, pero niega haber contratado prostitutas o abusado de menores: “No soy un santo. Soy un hombre de carne y hueso y he cometido errores (no es fácil admitirlo); estoy profundamente avergonzado”.

Van Hauwermeiren argumenta que renunció a su puesto en el país caribeño porque no había ejercido un control suficiente sobre las posibles conductas inadecuadas del personal acusado. Asegura que nunca organizó orgías ni visitó burdeles en el país. Mantuvo, según relata, una breve relación sexual en su residencia de Oxfam con una mujer local a la que conoció tras entregar a su hermana pequeña leche en polvo y pañales para su descendencia.

Oxfam Intermón da explicaciones sobre los casos de abusos sexuales

‘Semana negra’

Esta semana ha sido probablemente la más nociva para el negocio de la cooperación en lo que va de siglo, y podría tener repercusiones mucho más concretas sobre la operación y la financiación de Oxfam y otras grandes organizaciones. La vicedirectora ejecutiva de la ONG británica, Penny Lawrence, dimitió este lunes en medio del caos: “Como directora de programa en aquel momento, me avergüenzo de lo que ocurrió bajo mi vigilancia y asumo responsabilidad total”. Lawrence confirmó, además, que habían existido protestas similares durante la estancia de van Hauwermeiren en Chad.

El presidente de Oxfam, Juan Alberto Fuentes, escoltado por la Policía.

El presidente de Oxfam, Juan Alberto Fuentes, escoltado por la Policía. Reuters

El asunto empeoró el martes. Mientras los medios de todo el mundo sacaban a portada el escándalo sexual haitiano, policías guatemaltecos detenían (el martes) al presidente de Oxfam Internacional, Juan Alberto Fuentes, por un caso de corrupción local. Horas antes, Fuentes había publicado un tuit sobre el escándalo sexual de Haití:

Es sabido que detrás del idealista mundo de las ONGs (muchas de las cuales reciben subvenciones gubernamentales) se oculta en no pocas ocasiones un propósito más bien pragmático: estos embajadores de buena voluntad del mundo desarrollado funcionan también como un destacamento avanzado de esos Gobiernos para mantener su influencia y apoyar a sus empresas en el mantenimiento de contratos en países pobres. Sin embargo, la actuación efectiva y generosa de muchas de ellas ha mantenido el halo de impunidad de sus agentes de campo durante décadas.

Ahora se conoce que Naciones Unidas maneja informes que hablan de 120 casos de abusos sexuales de cooperantes a lo largo del pasado año: concretamente, 87 en Oxfam, 31 en Save the Children y 2 en Christian Aid 2. Las denuncias incluyen el abuso de niños; sin embargo, y desgraciadamente, las noticias han producido más repulsa que sorpresa. Con frecuencia operando en territorios devastados, y sujetos a diversas jurisdicciones, los cooperantes en el terreno funcionan con una sensación de virreinato.

En el contexto del nacimiento del movimiento #MeToo, la Fundación Thomson Reuters preguntó a finales del año pasado a diez destacadas agencias internacionales por episodios de abuso sexual. Cuatro no llegaron a responder nunca, probablemente temerosas de perder subvenciones (entre ellas Cruz Roja Internacional).

Las denuncias por  acoso o abuso sexual han aumentado un 36% entre 2016 y 2017. Su frecuencia en el ámbito humanitario es francamente chocante: de acuerdo con esta petición de información de Thomson Reuters, ONGs como Save the Children u Oxfam revelaron que se vieron obligadas a despedir a 16 y 22 trabajadores, respectivamente, en 2017. Médicos Sin Fronteras (MSF) cortó su vínculo con 20 trabajadores (10 el año anterior). World Vision registró otros 10 incidentes de esta índole en 2016, 4 en 2017. Mercy Corps tuvo 11 casos de conducta sexual inapropiada en 2017 y despidió a 5 empleados.

Seis de los casos de abusos reconocidos por Médicos Sin Fronteras se han producido entre personal de MSF España. “Todos entre adultos y de hombres hacia mujeres”, y todos referidos a comentarios inapropiados o tocamientos, según explicó esta semana su presidente, David Noguera. Los expedientes se saldaron con cuatro expulsiones y dos apercibimientos.

“Punto de inflexión”

El director de comunicación del Comité Internacional de la Cruz Roja, Sam Smith, reconoció esta semana que el escándalo de Oxfam ha servido al menos para “marcar un punto de inflexión”. “Creemos que no se trata de una sola organización”, admitió Smith, “sino que es un problema de todo el sector y debemos trabajar colectivamente para superarlo”.

Cascos azules de la ONU.

Cascos azules de la ONU.

En realidad, el “problema” al que se refiere Smith había sido detectado ya hace tiempo. En 1996, un estudio pionero sobre las repercusiones de los conflictos armados sobre la infancia concluyó que durante esa década, en Mozambique, Angola, Somalia, Camboya, Bosnia y Croacia, “la llegada de soldados del mantenimiento de la paz estuvo vinculada a un rápido aumento de la prostitución infantil”.

Más conocido e impactante fue lo ocurrido en 2007, cuando 114 soldados de Naciones Unidas fueron enviados a casa por violaciones a mujeres y niñas. No hubo procesos judiciales. Los críticos acusan a las organizaciones humanitarias (que dependen en gran medida de subvenciones públicas) de encubrir estas prácticas por interés propio.

Naciones Unidas reaccionó a los hechos con un informe en el que se entrevistó a más de 1500 personas, incluyendo personal humanitario contratado. 40 departamentos y más de 60 individuos fueron señalados como responsables de presuntos abusos. Un adolescente en Liberia afirmaba que “es difícil escapar a la trampa de esa gente [de las ONGs], usaban la comida como cebo para tener sexo con ellos”. “La implicación de trabajadores humanitarios en actos de abuso y explotación sexual es una grave violación de nuestra responsabilidad de no dañar, y sí proteger, a las personas afectadas por una crisis”, dijo entonces la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

Las señales continuaron siendo frecuentes también entre las ONGs. En 2008 Save the Children afirmaba en un documento que “niños de incluso seis años están intercambiando sexo por comida, dinero, jabón o teléfonos móviles con trabajadores humanitarios y fuerzas de pacificación”. La encuesta había sido hecha en Costa de Marfil, Sudán del Sur y precisamente Haití. Incluía casos de violaciones, abuso sexual verbal, pornografía infantil, prostitución y tráfico de menores (muchos de ellos pobres, desplazados o huérfanos).

“El problema viene de lejos, cualquiera que haya trabajado en cooperación en África sabe que muchos cooperantes pagaban por sexo. Nada inusual…”, dice a EL ESPAÑOL un diplomático español con pasado de trabajador humanitario bajo condición de anonimato.

“Liderazgo moral”

La repercusión global del escándalo de Oxfam ha producido una crisis en el Gobierno británico, que ha cuestionado el “liderazgo moral” de la organización (una de las más reputadas del mundo, con 36 millones de euros anuales en subvenciones gubernamentales). También ha dado combustible a los políticos y observadores que defienden una reducción del presupuesto internacional de cooperación; entre otras cosas, por la dificultad de auditar las cantidades entregadas (una opacidad relativa que este alboroto pone de relieve).

La exministra británica de Desarrollo Internacional, Priti Patel.

La exministra británica de Desarrollo Internacional, Priti Patel. Toby Melville Reuters

La exsecretaria de Estado británica para Desarrollo Internacional, Priti Patel, afirmó en una entrevista a la BBC que las ONGs “viven en la cultura de la negación y el ocultamiento”. Patel aseguró asimismo que el escándalo de Haití es solo “la punta del iceberg” y acusó a Oxfam de “falta de liderazgo moral” a la hora de llevar a los culpables ante los tribunales.

Downing Street ha anunciado ya que retirará las ayudas a ONGs que protagonicen escándalos sexuales. No hay amenaza más efectiva para unas entidades que pese a su nombre (‘no gubernamentales’) reciben un porcentaje importante de sus ingresos a través de subvenciones estatales o regionales (a costa, claro, de su independencia).

Una exempleada de Oxfam que trabajó cinco años en comunicación y emergencias escribió esta semana en el diario The Guardian que el racismo y el menosprecio a las mujeres eran moneda corriente en la agencia humanitaria. Y que no se circunscribían a esa ONG. “Sucedía en muchas organizaciones del sector en las que trabajé. Cada vez que identificaba claramente un problema, me convertían en parte de él”, afirmó Shaista Aziz: “Cuando acudía a Recursos Humanos en Oxfam y otros lugares a contarles mi experiencia, no hacían nada. Tampoco me sorprendía cuando veía que habían barrido todo bajo la alfombra”.

Otra antigua directiva de Oxfam, Helen Evans, echó leña al fuego al expresar su preocupación por la “cultura del abuso sexual” entre trabajadores humanitarios y su “frustración” porque el asunto no fuera tomado en serio. (Entre las denuncias mencionadas por Evans figuraba, por ejemplo, la violación de una trabajadora humanitaria por parte de un compañero de oficina en Sudán del Sur).

Cuando agentes humanitarios abusan de población local en países con un imperio de la ley débil o inexistente, poco pueden hacer las organizaciones para llevarles a los tribunales. Pero es probable que las andanzas de Van Hauwermeiren modifiquen este estado de cosas. Oxfam ha prometido esta semana crear “una base de datos global con árbitros acreditados que acaben con el uso de referencias falseadas o poco fiables por parte de empleados o exempleados de la organización” y asegura haber entregado a las autoridades de Haití “los nombres de los hombres implicados en conductas sexuales inadecuadas”. La cooperación, concebida como una ayuda al desarrollo y en ocasiones como una reparación de errores coloniales pasados, parece necesitar una urgente reforma cultural. Hasta el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se permitió ironizar sobre Oxfam esta semana: “Deberían cuidar más su casa antes de la hablar de las casas ajenas”.

Vista aérea de casas destrozadas en Haití por el huracán de 2016.

Vista aérea de casas destrozadas en Haití por el huracán de 2016. Reuters

La última fiebre de los runners: correr descalzo para evitar lesiones

Aumenta el número de usuarios que eliminan progresivamente toda protección del pie para correr como nuestros ancestros. Un regreso a nuestros orígenes con efectos beneficiosos para el cuerpo (aunque no existe un consenso científico absoluto) que requiere años de entreno. (EL ESPAÑOL)

Reportajes_283737530_64252046_1706x960.jpg

Mientras ‘celebrities’ como Gwyneth Paltrow, Gisele Bündchen u Orlando Bloom preconizan en Estados Unidos la moda del ‘barefoot walking’(caminar descalzo), el mundo del ‘running’ bascula desde hace ya algún tiempo hacia la eliminación de la suela (o directamente de las zapatillas) para correr. Primero fue el minimalismo: reducir la zapatilla a lo esencial, partiendo de la premisa de que correr descalzo es más eficiente. Ahora crece una alternativa más radical: el descalcismo (eliminar directamente las zapatillas).

La práctica surge de la misma filosofía ‘new age’ (como la dieta paleo o el ‘mindfulness’) que preconiza el regreso a la naturaleza y al estado primigenio del hombre. Los minimalistas se inspiran en las ‘huaraches’: una sandalia con la suela fabricada a base de neumáticos que se ata al pie con tiras de cuero, utilizada por los indios tarahumaras para correr cientos de kilómetros por la escarpadas Sierra del Bronce (Chihuahua, México). Los descalcistas anhelan la vuelta al origen de la especie, “la búsqueda de sensaciones perdidas y músculos atrofiados”, como explica Daniel A, madrileño de 44 años, uno de esos atletas amateur que hicieron la transición del ‘running’ con zapatillas al minimalismo con demasiada rapidez y tuvo que detener su entrenamiento varios meses por una fascitis plantar combinada con fuertes dolores de espalda.

“Pagué el pato del novato”, dice Daniel ahora, años después, sólidamente instalado en el descalcismo. “Después aprendí a tener paciencia y ya no uso zapatillas de ningún tipo. Nada se compara a correr descalzo cuando has fortalecido el pie lo suficiente. Cuando vi las imágenes de Bikila ganando el maratón olímpico descalzo me dije: ‘Esto es lo máximo’”. Se refiere a los Juegos Olímpicos de 1960, cuyo medallista de oro en maratón fue el héroe etíope Abebe Bikila tras recorrer descalzo los 42 kilómetros que estableció, además, el entonces récord mundial en 2 horas, 15 minutos y 16 segundos.

Yosoynoticia.es

La asombrosa gesta de Bikila (fallecido después prematuramente por las secuelas de un accidente de tráfico) fue la antesala de una revolución en el calzado deportivo. La década de 1970 vio materiales diferentes e ideas nuevas como la célebre cámara de aire, hoy renombrada de mil formas. Pero el empeño por aumentar la comodidad y reducir las lesiones ha acelerado este siglo con la explosión del ‘running’.

Casi todas las grandes marcas de zapatillas deportivas han producido modelos minimalistas (el famoso modelo MayFly de Nike con tres versiones siendo uno de los pioneros). New Balance, Merrell, Vivo, Brooks, Adidas, Saucony, etc. tienen hoy día modelos minimalistas. Nike vendió el pasado año 2 millones de ejemplares de la zapatilla Free en Alemania, y en Estados Unidos, donde se calcula que hay más de 5 millones de corredores ‘barefoot’, se empieza a hablar de la “segunda revolución minimalista”. La primera vivió su punto más bajo con las demandas a la marca Vibram FiveFingers por presunta publicidad engañosa.

‘Born to run’

Fue la aparición en 2009 del libro Nacidos para correr, del estadounidense Chris McDougall (precisamente la obra que presentó al mundo las sandalias huaraches), lo que alumbró la primera revolución minimalista. La publicación marcó, de hecho, un punto de inflexión en la historia del ‘running’: por primera vez, millones de personas se preguntaban seriamente si el calzado moderno es un beneficio o no para la salud humana.

Corredores minimalistas experimentados ganan ya carreras ‘normales’ en numerosos países, y en los maratones populares es relativamente frecuente ver ya corredores descalzos. El pasado mes de octubre, en la localidad castellonense de Oropesa del Mar, se celebró el primer Campeonato del Mundo de Descalcismo de Fondo. Sin embargo, eliminar el ‘drop’ (es decir, correr con suela minimalista, plana) o directamente imitar a Bikila puede convertir la vida del ‘runner’ en un infierno genuino. [El ‘drop’ de una zapatilla es la diferencia de grosor de la mediasuela, medida en milímetros (es decir, la diferencia entre el talón y la parte anterior de la zapatilla); fluctúa entre los 0 mm de las zapatillas extremas o ‘barefoot’ y los 12 mm (el máximo, propio de las zapatillas convencionales)].

“La clave está en que el ‘barefoot’ implica un cambio de técnica”, dice a EL ESPAÑOL Ángel González de la Rubia, presidente de AEPODE (Asociación Española de Podología Deportiva); “sobre todo porque lleva al corredor a apoyarse con la parte delantera del pie en lugar de hacerlo con el talón, lo que a su vez supone introducir otros cambios significativos, como por ejemplo dar pasos más cortos”.

www.powerexplosive.com

El ‘runner’ y especialista en podología infantil Roberto Pascual, que ha corrido varias veces 15 kilómetros sobre asfalto, defiende el minimalismo: “Estoy a favor de correr con el menor ‘drop’ posible, pero conviene destacar que requiere una técnica de carrera muy especializada. Lo desaconsejo para una persona sin conocimientos. Nuestro pie está diseñado para ser descalzo…Inventamos el calzado para proteger el pie, no debe tener más funciones. El pie tiene una amortiguación natural, una almohadilla de grasa natural en la planta. Si hay mucha amortiguación artificial, este sistema natural se atrofia. No hace falta amortiguación artificial, salvo que tengas mucho peso o no tengas una buena técnica de carrera y tu primer apoyo sea marcadamente en el talón”.

“El pie del hombre moderno no tiene nada que ver con el pie ancestral”, afirma González de la Rubia. “El que quiera correr sin suela o descalzo necesita una transición de 4-5 años. Esa es la clave: hace falta una santa paciencia, ser un poco ‘friki’, fortalecer el pie progresivamente, ir bajando el grosor de la zapatilla, aprender a correr de antepié en lugar de talonear, ir más erguido, etc… La planta del pie va creando paulatinamente una suela gorda y se genera mucha musculatura”.

“No vamos a correr más y mejor por ir descalzos”

Alfonso Martínez-Nova, profesor de Podología de la Universidad de Extremadura (y también ‘runner’) habla de “dos corrientes enfrentadas dentro del minimalismo”: “Los que defienden la necesidad de una amortiguación y los que dicen que tenemos que correr descalzos, como nuestros antepasados”. “Yo considero”, continúa, “que el minimalismo tiene su base lógica, pero la gente que lleva décadas calzado no puede de repente ponerse a correr descalzo; es cuando se puede lesionar. Y un corredor con zapatillas que nunca ha tenido problemas no tiene por qué cambiar. Se vende que los minimalistas se lesionan menos, y no es cierto. Promueve una mejor técnica y se corre de otra manera, pero se lesionan igual que el de zapatillas. Lo que pasa es que las lesiones surgen en otras partes del cuerpo. Requiere una adaptación, entrenarse descalzo sobre el césped una vez por semana, por ejemplo. No vamos a correr más y mejor por ir descalzos”.

¿Tiene el ‘homo minimalista’ menos lesiones, pues, que un ‘runner’ convencional? “Fortalecer los músculos del pie no significa necesariamente tener un menor riesgo de lesiones, y en esta cuestión está un foco importante del debate, muy poco claro hasta ahora”, contesta González de la Rubia: “El problema es que hay aquí también hay estudios dispares y, en general, poco serios, puesto que suelen involucrar a un escaso número de sujetos”.

A finales de 2016 el científico Karsten Hollander y su equipo de la Universidad de Hamburgo (Alemania) publicaron un artículo basado en la revisión sistemática de varias investigaciones, que incluían a más de 8.000 personas. Concluyeron que el índice de lesiones era muy similar para los corredores que usan zapatillas tradicionales y para los amantes del descalcismo, aunque con patologías diferentes. No existían pruebas claras, además, de que el minimalismo depare beneficios en el rendimiento motor a largo plazo.

Estudios contradictorios y desventajas

Devaluados por trabajar sobre muestras relativamente pequeñas, otros estudios sobre minimalismo, zapatillas y salud han sido contradictorios entre sí. Ello no impide declarar algunos argumentos establecidos a favor y en contra del minimalismo. A favor de esta práctica está, en primer lugar, la ‘naturalidad’ del desplazamiento del ser humano, que originalmente andaba y corría descalzo (algunas tribus siguen haciéndolo en la actualidad), con pasos más cortos y menos traumáticos para el talón y el hueso calcáneo.

http://blog.theclymb.com

Diferentes estudios coinciden en señalar un aumento de la propiocepción (la consciencia de la propia postura corporal) y del desarrollo muscular, disminuyendo por tanto la pronación (el giro de los tobillos hacia adentro) y, en consecuencia, la aparición de lesiones en corredores minimalistas. Está aceptado que cierta musculatura del pie, los lumbricales e interóseos, se están atrofiando con la utilización de calzado estable y suelo firme y liso: la práctica del descalcismo ‘despertaría’ esos músculos, ensanchándose el antepié a partir de los 2 años de práctica. Además, mejoraría ciertos dolores lumbares.

No obstante, los especialistas aportan asimismo argumentos en contra del‘barefoot running’, una práctica con antecedentes como las zapatillas de clavos, contra las que había estudios concluyentes. Está completamente contraindicado para inexpertos y para gente con sobrepeso; en Estados Unidos algunos informes mencionan un reciente aumento de lesiones, especialmente en minimalistas debutantes.

“Quizás lo más inteligente sería alternar jornadas de entrenamiento con calzado de entrenamiento convencional y entrenos minimalistas; de este modo conseguiríamos el difícil equilibrio entre protección y libertad del pie”, resume el presidente de AEPODE. Y advierte: “Mucha gente se queda por el camino. Sufren tendinitis y roturas del talón de Aquiles por correr con el antepié. Hay una enorme diferencia entre correr con una suela que amortigua y una que no amortigua. El gran beneficio, en cambio, es que reduce notablemente la pronación. Toda modalidad tienen sus lesiones… Lo que queda por comprobar es si la gente con el pie mal estructurado tiene la capacidad de adaptarse al minimalismo”.

‘Runners’, los podólogos avisan: el 80% pisa mal (y las plantillas de las tiendas son un peligro)

Médicos y especialistas advierten de los riesgos asociados a una costumbre creciente: hacerse estudios de pisada en las tiendas donde compramos zapatillas para correr. (EL ESPAÑOL)

Destacados traumatólogos españoles comparten un chiste cada vez que se avecina un gran maratón: “¡Se nos van a llenar las consultas!” La gracieta responde a la explosión del ‘running’, una de las fiebres del siglo XXI, la gran moda deportiva de una clase media que ve en la combinación de mejor salud, mayor delgadez, reducción de la ansiedad y capacidad de superación personal una solución a dos graves problemas de nuestro tiempo: el estrés y el sedentarismo.

En 2008, cuando estalló la crisis financiera internacional, salían a correr en nuestro país aproximadamente un millón de personas. Hoy (según cálculos oficiales) el número de ‘runners’ patrios se ha multiplicado por tres. Especialistas en podología deportiva, una joven disciplina en ascenso, señalan a EL ESPAÑOL que se observa un progreso en el cuidado de los pies, “la base del cuerpo”, como dice el ‘padre’ de la especialidad en España, Martín Rueda.

Sin embargo, la cantidad de lesiones que sufren los ‘runners’ españoles en las extremidades inferiores sigue siendo muy alta: cuatro de cada cinco atletas pisan mal, según datos del Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos. Un mal cuidado de los pies tiene una incidencia directa, además, en otras articulaciones: “Un pequeño desajuste puede tener un impacto decisivo a largo plazo en el resto del cuerpo”, explica Martín Rueda; “los cambios de apoyo o de pisada repercuten en numerosos músculos y huesos, especialmente rodillas, caderas y espalda”.

“Jugar con la salud del corredor”

En la podología deportiva española hay actualmente un debate con ramificaciones fisiológicas y económicas: las plantillas confeccionadas en tiendas de calzado cuando alguien va a comprarse unas zapatillas. Una práctica creciente que además de suponer un problema de intrusismo profesional “juega con la salud del corredor”, en palabras de Ángel González de la Rubia, presidente de la Sociedad Española de Podología Deportiva.

“El elemento más importante y rentable del equipo de un corredor es la zapatilla”, afirmó en el reciente Congreso Nacional de Podología celebrado en Salamanca) el biomecánico australiano y consultor de ASICS Simon Bartold. En ese mismo simposio, el doctor Manuel Mosqueira dedicó su ponencia a los “Criterios para la prescripción de calzado deportivo”. En ella, citaba una decena de factores que un ‘runner’ debe tomar en cuenta para comprar las zapatillas adecuadas.

XVII MEDIO MARATÓN DE MADRID

Son los siguientes: experiencia deportiva; frecuencia del ejercicio; volumen de kilómetros semanales; tipo de entrenamiento; superficie del entrenamiento; antropometría (estudio de las proporciones y las medidas del cuerpo); biomecánica (disciplina que estudia el movimiento del cuerpo en sus diferentes circunstancias); antecedentes de lesiones; objetivo personal; historial en cuanto a zapatillas.

“Es un problema grave: el calzado deportivo deberían venderlo especialistas”, afirma a EL ESPAÑOL Roberto Pascual (especialista en Podología infantil, profesor universitario y corredor). “El auténtico problema es que cuando una persona va a una zapatería, quien le aconseja es un vendedor que no sabe ni de patología ni de biomecánica ni de materiales… Te detectan si eres pronador [el pie gira naturalmente hacia adentro al andar], supinador [rotación externa del pie durante el movimiento] o neutro, sin más… Y te dan unas zapatillas, y vete a correr”.

Intrusismo

Hace poco más de medio año, el Consejo Oficial de Podólogos y la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD) presentaron el Estudio de la pisada en los deportistas y sus riesgos, un informe que denuncia el intrusismo de tiendas y marcas deportivas que hacen supuestos estudios biomecánicos de la pisada a la hora de vender su mercancía (en línea con un estudio publicado en la British Journal of Sports Medicine).

El último maratón de Madrid reveló un dato sorprendente: de los atletas que se habían hecho un estudio de la pisada, un tercio lo había realizado en una tienda deportiva (donde en general son gratuitos). “El calzado deportivo constituye un elemento corrector o compensador de determinadas alteraciones biomecánicas del pie”, explica González de la Rubia: “Si se prescribe algo equivocado, puede conducir a la aparición de lesiones o al empeoramiento de las alteraciones ya existentes”.

Los podólogos españoles, amparados por la AEPSAD, repiten que la literatura científica es clara y contundente en tratamientos como el de la fascitis plantar (una de las afecciones más frecuentes del sistema músculo- esquéletico en corredores, principalmente ‘amateurs’): “El soporte plantar personalizado, bajo molde del pie o adaptado directamente al mismo (y previo estudio biomecánico-podológico) es más eficaz que plantillas pre-moldeadas o estándar. Su efectividad también se ha comprobado en el alivio del dolor lumbar o en niños con marchas rotadoras internas”.

Anuncio de una tienda deportiva que ofrece estudios de pisada.

Anuncio de una tienda deportiva que ofrece estudios de pisada.

Destacan que la fase final del estudio biomecánico (el análisis de la marcha o estudio de la pisada) requiere conocimientos adquiridos en base a una formación específica y acorde con las competencias legales otorgadas: es decir, solamente el podólogo y el médico tienen capacidad de prescripción de ortesis u ortoprótesis (y son los únicos, por tanto, con capacidad diagnóstica). “No se debe banalizar sobre los dispositivos”, continúa González De la Rubia. “Las plataformas para el estudio de la pisada deben ser usadas e interpretadas por personal facultado para ello. Existen muchas alteraciones biomecánicas”, remacha el podólogo deportivo, “que producen patologías asociadas a determinadas actividades deportivas, o a lesiones, que no se aprecian con un simple estudio de la pisada: requieren, para su diagnóstico, una exploración biomecánica-podológica completa y exhaustiva”.

Diez pruebas exploratorias

De acuerdo con el Consejo General de Podología, un diagnóstico biomecánico completo incluye una decena de pruebas exploratorias del miembro inferior y del pie. Entre ellas: rangos de estabilidad articular, patrones torsionales, determinación de disimetrías, estudio de las cadenas musculares, estudios posturológicos, análisis de las presiones plantares y estudios de la marcha y del gesto técnico deportivo.

Algunas tiendas deportivas consultadas por este periódico rebajan la frecuencia de sus estudios de pisada. Llorenç Sarrion, colaborador de ‘running’ de Decathlon España, aclara a EL ESPAÑOL que “en nuestras tiendas prácticamente no se hacen casi análisis, ya que gracias a nuestras zapatillas Kalenji, y con nuestro novedoso sistema K-Only, incorporamos todas las pisadas a las mismas zapatillas sin tener necesidad de tener unas zapatillas especificas para cada tipo de pisada (dentro de un entrenamiento puede haber dos tipos de pisadas de manera diferente).

Los ‘runners’ españoles se han sofisticado en la última década, y ya a casi nadie (por poner un ejemplo) se le ocurre estrenar unas zapatillas el día de la carrera, “algo que sí podías ver cuando yo empecé a correr, hace diez años”, dice Roberto Pascual. “Los principales problemas en consultas los tenemos con personas que nunca han hecho deporte o hace años que no lo hacen y de repente se ponen a correr: asumen muchos riesgos, su cuerpo no está preparado y hay amenazas para pies, rodillas, caderas, etc. Es un deporte muy barato y la gente se lanza a ello a lo bestia. No muchos se hacen, por ejemplo, pruebas de esfuerzo”.

Pascual, que ha llegado a hacer descalzo carreras de 15 kilómetros sobre asfalto, admite sin embargo que “correr es una actividad muy lesiva”, causante potencial de “problemas a largo y corto plazo. No debes hacerte análisis de pisada en tiendas con gente que no son podólogos”.

Consulta del doctor Rueda en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat.

Consulta del doctor Rueda en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat.

Alfonso Martínez-Nova, profesor de Podología de la Universidad de Extremadura (y también ‘runner’) lo expresa de otra forma: “Las tiendas, en efecto, dicen que no diagnostican. Te miran andar y te dicen ‘es usted pronador’, pero luego te recomiendan unas zapatillas. Y si no hay un buen diagnóstico, pueden ser equivocadas y provocarte una lesión. No consultan a un profesional… Cuando la gente se lesiona en un pie, somos los primeros en actuar. Y se podía haber evitado con un estudio previo de la pisada bien enfocado”.

“Antes había muchísimas ampollas y hematomas cuando ibas a un maratón, ahora las lesiones menores han prácticamente desaparecido, afortunadamente”, dice Martínez-Nova. “Hay mucha lesión por sobreuso, gente que pesa 90 kilos y se ha puesto a correr para adelgazar, pero su cuerpo no está preparado… Y llegan las lesiones lesiones. Cuando una persona lleva años corriendo, el cuerpo se acostumbra. La gente que empieza se lesiona de gravedad (fascitis, lesiones de talón, periostitis) por ir demasiado deprisa y no escoger bien el material o no tener un entrenador. ¡Al final”, bromea, “a la profesión nos viene bien que haya tanto psicópata!”

Las azafatas contraatacan: “El veto de la F1 es una tontería, quita el trabajo a las mujeres”

Tras la decisión de prohibir las ‘grid girls’ en la Fórmula 1, azafatas españolas rechazan la medida: “La gente nos ve como una chica guapa que está posando y no saben todo lo que hay detrás”. (EL ESPAÑOL

Azafatas-Mundial_de_Formula_1-Reportajes_281985448_63341570_1706x960.jpg

Ester Roncero (de blanco) y Belén Condide, exazafatas dedicadas ahora a la producción de eventos. Moeh Atitar

La compostelana Belén Condide empezó a trabajar de azafata a los 18 años: compaginó el trabajo con sus estudios de Derecho (primero la carrera, después un máster). “Me gustaba, me divertía”, dice hoy, una década después, dedicada ya sobre todo a la producción de eventos; “conocía a mucha gente y me ganaba un dinerito que ayudana a gastos y a estudiar.

Condide trabajó durante varios años consecutivos en la Vuelta Ciclista a España, que hace unos meses suprimió los besos al ganador de la etapa en el podio. Dice no entender el “revuelo” montado sobre las azafatas de campeonatos deportivos, puesto otra vez de actualidad por la decisión de la Fórmula Uno de prohibir la presencia de estas trabajadoras (las ‘grid girls’ del circuito) a partir de la próxima temporada porque “esta costumbre no resuena con los valores de nuestra marca y está claramente en desacuerdo con las normas sociales actuales”, según Sean Bratches, su nuevo director comercial de operaciones.

Ester Roncero, 29 años, compañera suya en una agencia de eventos, comenzó a trabajar de azafata a los 16 años; también estuvo en la Vuelta y dice que casi todo el mundo con quien ha trabajado en el sector son ahora amigas suyas. Ganaban a partir de diez euros por hora, a veces el triple, según el tipo de evento. Afirma estar agradecida: “Gracias al trabajo de azafata, conseguí mi puesto de trabajo actual: seleccionar al personal que cumple ahora esas funciones”. ¿Lo mejor y lo peor del oficio? “Lo mejor, que cada día haces un evento diferente; es una profesión muy dinámica y conoces a mucha gente. ¿Lo peor? ¡Sin duda los tacones…! Hay veces que son muchas horas aguantando…”

Reportajes_281985403_63340330_864x486.jpg

El veto de la Fórmula Uno a las llamadas a veces ‘paragüeras’ ha producido un torrente de reacciones fuera y dentro del mundo del deporte. Algunos ejemplos: el piloto alemán Sebastian Vettel, actual subcampeón mundial, tachó la prohibición de “ridícula”; el exjefe de la Fórmula 1 Bernie Ecclestone dijo “no poder entender cómo puede ser ofensivo para alguien el hecho de que haya una chica guapa con un número delante de un coche”; la modelo española Marga Bernalte, Miss Barcelona 2014 y una habitual en el circuito automovilístico, afirmó en una entrevista en La Vanguardia que “echar a las azafatas de la Fórmula 1 es una medida machista”. El más rotundo fue el excampeón mundial de F1 Niki Lauda: “¿Cómo de estúpido puede ser alguien? ¿A dónde nos lleva eso?”

También se han sucedido muestras de apoyo a la medida restrictiva. “Gracias a la Fórmula 1 por haber decidido dejar de utilizar a las ‘grid girls’. Otro deporte hace una clara elección en cuanto a lo que desea representar”, celebró la asociación británica Women’s Sport Trust. “Las marcas sienten que algo está cambiando”, argumentó por su parte Fatima Benomar, cofundadora del movimiento feminista y LGBT francés Les Effrontées: “Hay que acabar con estas prácticas que reducen a la mujer a un objeto sexual o publicitario”. Editoriales como el de El Periódico de Catalunya sentenciaron: “La presión social y la actuación de las entidades públicas deben prevalecer sobre el espíritu comercial y sexista”.

Para Belén y Ester, el veto a las ‘grid girls’ es “una tontería”. “Es un puesto de trabajo tan digno como otro cualquiera”, aclara la segunda: “Muchas chicas se van a ver perjudicadas. Es un trabajo bonito y muy adecuado para las estudiantes… ¡Si yo pudiera, me dedicaría toda la vida a ser azafata!” (“Yo también”, interviene Belén). “Gente desagradable hay en cualquier sitio y cualquier ámbito. Depende de la persona con quien trates, no del trabajo de azafata”.

Ester Roncero.

Ester Roncero. Moeh Atitar

“Nadie te obliga a ponerte una ropa que no te quieres poner”

Las chicas insisten bastante en el aspecto de la ropa. “Siempre se les informa antes de los detalles del evento, incluida por supuesto la uniformidad”, aclara Alejandra Agudo, jefa de personal (también exazafata). “Todas las chicas tienen la información antes de ser contratadas, y deciden si quieren hacerlo o no. Nadie va a obligar a una azafata a ponerse una ropa que no se quiera poner, o a estar un un puesto que no quiera”.

¿Alguna vez ha supuesto un problema para ellas el tipo de ropa exigido? “No…” (Ambas ríen). “En algunas marcas el vestuario puede ser más atrevido, pero en general no es un problema”, responde Belén. “Sí es verdad que tú misma puedes sentirte más cómoda con una uniformidad o con otra: a una chica le queda mejor una falda, a otra un pantalón, o igual un escote le va mejor a una que a otra. Depende del cuerpo de cada persona. Nosotras ahora queremos que las chicas estén guapas, así que buscamos que los estilismos les favorezcan”.

El problema de fondo, coinciden las entrevistadas, “es que la gente ve a las azafatas como una chica guapa que está posando y no saben todo lo que hay detrás”. El argumento se repite varias veces durante la conversación. “Yo por ejemplo”, dice Belén, “comparo mucho los eventos con los congresos; al final son eventos donde se trabajan muchas, muchas horas, donde tienes que estar mucho tiempo de pie… Y yo no veo que la gente tenga ningún problema con los congresos. Al final la azafata ahí también tiene su función: el ‘check-in’, la recepción de invitados, pase de micros, colocar aguas, hablar con los ponentes, lo que sea… Y ahí la azafata tiene la misma importancia que cualquier otra persona del evento. Es una pieza fundamental para que salga bien”.

“No es solo estar guapa”, ahonda Belén: “Somos muy resolutivas. Según cada evento, tu función es diferente. En algunos tienes que posar más, para atender rápidamente cualquier petición del cliente, pero en otros te dedicas a dar información. No somos simplemente una cara bonita; hay mucho más detrás. Al final la azafata es una figura que resuelve problemas. Es fundamental para cualquier evento; somos un apoyo para todo.

Belén Condide.

Belén Condide. Moeh Atitar

¿La clave de una buena azafata? Además de buena presencia, “tiene que tener cabeza y resolver los problemas que surjan con agilidad”, remata la exazafata: “Depende también del buen trato y la amabilidad; no basta con ser mona… No deja de ser un trabajo de atención al público; has de ser amable, resolutivo y tener siempre una sonrisa”.

Machismo y feminismo

¿Termina el feminismo teniendo un efecto machista, como dicen algunas modelos sobre esta polémica? “No estamos nada de acuerdo con la prohibición… Al final es quitar trabajo a las mujeres. Un trabajo tan digno como otro cualquiera… No vemos la razón de tanta polémica y revuelo con todo esto. Al final acabamos hablando de machismo y feminismo… Lo que pasa es que la gente no va más allá. Ve la figura de una azafata como una chica que está ahí de pie, digamos posando, y no ve lo que hay detrás. Igual tienes que estar un rato posando, pero después tienes muchas otras funciones y muchas horas más de trabajo. Pero la gente se queda con esa imagen y no sabe ver lo que hay detrás”.

“Mucha gente se va a quedar sin trabajo por este tema”, concluye Agudo. “Porque si se prohiben en la F1, por ejemplo, no es solo la azafata, sino también todo lo que hay detrás: proveedores de su uniformidad, la gente que hace los castings, los de recursos humanos, las agencias que las contrata. Muchos puestos de trabajo. Si fuese algo justificado, nos parecería fenomenal. Pero nosotras, francamente, vemos algo que no tiene tanta importancia como se la está dando”.

Sister Helen: “Sigo aprendiendo de los condenados a muerte a los que acompaño”

Entrevista con la monja que inspiró la película ‘Pena de muerte’ y ahora la ópera ‘Dead Man Walking’: “Todas las personas condenadas con la que he estado murieron mil veces en su mente antes de dar el paseíllo final”. (EL ESPAÑOL)

La monja estadounidense Helen Prejean.

(Foto: Moeh Atitar)

‘Dead man walking’ (“ahí va un hombre muerto”) es el grito que acompaña a los condenados a muerte en su paseíllo al cadalso en Estados Unidos. La expresión dio nombre al primer libro de la religiosa Helen Prejean (Baton Rouge, EE.UU., 1939) y también a la célebre película de Tom Robbins (Pena de muerte en español) sobre las experiencias de esta monja católica con condenados en el corredor de la muerte, por la que Susan Sarandon obtuvo el Óscar a la Mejor Actriz en 1995.

Aquella historia difundida al mundo por Hollywood ha inspirado ahora una ópera del también estadounidense Jake Heggie, que se estrenó con éxito el pasado viernes en el Teatro Real de Madrid: con un argumento similar al filme, en ella se narra el vínculo que crean Helen Prejean y Joseph De Rocher, un hombre condenado a muerte por asesinar a dos adolescentes, en sus últimos días de vida.

Nacida en una familia muy acomodada, Prejean abrazó la vida monacal a los 18 años y es una de las activistas contra la pena de muerte más conocidas del mundo. Fundadora de varias organizaciones, sus libros han sido traducidos a numerosos idiomas además de dar pie a otras obras. Actualmente, a los 79 años, mantiene su labor de apoyo a reos y familiares de las víctimas desde la Congregación de San José en Nueva Orleáns.

La hermana Elena, sister Helen, atiende a EL ESPAÑOL en el propio Teatro Real tras una larga noche de estreno, pero aborda la conversación sin prisas ni gestos de cansancio. “No trato las entrevistas de forma diferente a la que trato una conversación”, dice en un momento: “Respeto mucho el trabajo de los periodistas, trabajan mucho y a veces vuelven sin nada… ¡Tienen mi cariño!”

En la película Pena de Muerte, el personaje que interpreta Susan Sarandon dice que lo importante no es la fe, sino el trabajo. ¿Está usted de acuerdo?

Susan sacó eso de la familia de una víctima… Significa que tienes que convocar a tu alma a relacionarse con los que sufren… Es una elección. Uno de los padres, meses después del asesinato de su hijo, decía que se despertaba cada día con amargura. Como dijo Victor Frankl, es la búsqueda de un significado, establecer un vínculo con las situaciones… No es que yo tenga un acceso privilegiado a Dios, es el trabajo que haces… Y el viaje que captura esta ópera es despertarse (yo lo llamo gracia: todo despertar es una gracia). Podemos despertar… Podemos ponernos en esa situación, leer y reflexionar, pero cuando nos llega la revelación que nos cambia, eso siempre es una forma de gracia. Los artistas lo saben: cuando se inspiran, se encuentran con algo mayor que ellos…

 ¿No depende tanto, pues, de una educación religiosa?

La educación religiosa te da un sentido de las cosas, de ir más allá del conocimiento empírico, de lo que puedes ver y probar. Ir más allá de la lógica, acceder a un reino con mayor amplitud para conocer la verdad. Y lo que he aprendido de estar en España es Teresa de Jesús, la mística… Hay mística en España, en la gente. Estar en España ha sido una experiencia tremenda.

Hay mucho más en la vida que conocimiento científico y cuantificable. Y para mí coincide con los derechos humanos, la dignidad del ser humano y del planeta. Todo está conectado. La sensibilidad religiosa o espiritual no es aprender ciertas doctrinas que te acercan a la salvación; es abrir tu corazón a la compasión para ser capaz de darnos a otros con amor, y de recibirlos. Yo sigo aprendiendo de los condenados a muerte a los que acompaño; algunos son culpables, pero otros inocentes. Y acompañarlos hasta su muerte cuando todo el mundo a su alrededor piensa que son un desecho humano eliminable, que no tienen dignidad. Para mí lo principal es decir: mírame cuando esto pase, porque tienes una dignidad que nadie te puede quitar. Incluso los asesinos…

España tiene un pasado místico rico, pero si se celebrara un referéndum sobre la pena de muerte para algunos delitos, muy probablemente sería instaurada.

Es el alma superficial de la gente, como en Estados Unidos… Voy a muchos lugares y pienso que no somos una sociedad muy reflexiva, siempre estamos en movimiento… Pero podemos llevarles ahí, y me he dado cuenta de la importancia del arte.

El 90% de todos los condenados a muerte en Estados Unidos sufrieron abusos de pequeños… Mire el caos en el que crecieron… Luego les encuentran con pistolas, drogas, lo que sea… Yo viví en el Saint Thomas Housing Project de Nueva Orleáns con afroamericanos, que eran nuestros sirvientes cuando yo era niña. No es que yo sea tan virtuosa; es que he tenido un colchón, recursos y protección. No necesito drogarme para estar bien, he tenido una educación, soy articulada, puedo ser un agente de cambio, puedo hacer que pasen cosas, puedo llamar a gente… Al final, lo mejor para un ser humano es servir de ayuda. Ser parte de algo superior a ti, no quedar atrapado en esa pequeña cosa del ego, la competición, la envidia, el siempre tener que superar a otros…

 ¿“El verdadero poder es el servicio”, como dijo el Papa Francisco…?

Mire cómo está tratando de ayudar a la Iglesia institucional… Tiene una oposición enoooorme. Es el Papa de la compasión. La Iglesia es un hospital de campo que socorre a los heridos, que está ahí para ellos. Y eso es lo que me pasó a mí. Me metí hasta la cabeza, como le gusta bromear a Tim Robbins.  Y así es cómo se me retrata en la película, y en la ópera: yendo a la cárcel sin saber nada. Es la verdad.

La hermana Helen Prejean.

La hermana Helen Prejean. Moeh Atitar

 Era una cuestión de conciencia para mí… El condenado nunca me dijo ‘ven’. Yo recibía las cartas, su madre no podía viajar porque estaba débil… No tenía a nadie, ni siquiera me pidió nada. Yo rezaba por él, era consciente de su humanidad y soledad. Fui yo quien empezó a verle a él, a sentir compasión, a reconocer que es un ser humano. Yo soy un ser humano. No hay nada impresionante, no he hecho algo sobrehumano por estos pobres asesinos… Es como si fuera yo la que aprende de ellos… ¿Y sí todo lo bueno de la vida es mutuo? Yo saco algo de usted en esta conversación, no estoy solo soltando el rollo que luego tiene que escribir. Es nuestra interacción lo importante.

El estreno tuvo una acogida muy calurosa. ¿Qué diferencia destaca entre el enfoque de la película y de la ópera?

La diferencia entre ambos medios es enorme. La película es visual y lineal; puede haber flashbacks, pero discurre. En la ópera, como al final del primer acto, hay múltiples voces que compiten y en conflicto hablandole a la hermana Elena. Las familias de las víctimas preguntan qué pasa con sus hijos, los prisioneros ruegan una oración por su alma, la madre de Joseph de Rocher [el reo] clama “van a matar a mi hijo”.

Hemos trabajado mucho. Es una forma en que puedo servir a la ópera. Porque es una ópera nueva, ¿sabe? Teníamos un chiste cuando llegaba, “Madame Butterfly en su puesto de servicio”. Así que puedo ayudar. Estoy con ellos y les cuento la historia, y luego me reúno con Joyce DiDonato [la mezzosporano], que lo tiene claro: es profunda, buena y auténtica.

 ¿La película de Tim Robbins le cambió la vida?

De la siguiente forma: un día bajábamos una escalera mecánica en el aeropuerto de Laguardia [Nueva York]. Yo pensaba que iban a cambiar los nombres de todos los personajes. Él estaba en la escalera mecánica, detrás de mí. Y le pregunto: ‘hey, ¿cómo vamos a llamar a la hermana Helen en la película?’ Y me dice: “Ah, íbamos a utilizar tu nombre… ¿No irás a denunciarnos?” Por eso cambiaron todos los nombres, por las posibles denuncias. Y me dije: ‘Mi nombre… ¿Adónde va a ir?’

Yo no sabía cómo iba a ir la película, pero después, cuando Susan [Sarandon] ganó un Oscar, 1.300 millones de personas lo vieron. Fui a Japón seis semanas después y el taxista me dijo: “Dead Man Walking” Difundió el nombre al mundo… Cuando eres monja, eso significa que que vas a estar más ocupada, servir más a la gente. Así lo veo yo.

                                      *************

La hermana Elena dice que para ser eficaz hay que ser creíble, leal y auténtico. Patrick Sonnier, el primero de los condenados a quienes consoló, le dijo un día dijo: “Hermana, una cosa clara, usted rece por mí todo lo que quiera, pero no quiero que vea esto, puede dejarle huella psicológica”. Y yo le dije: “Pat, no te preocupes por mí, no sé qué pasará conmigo, pero tú vas a ver mi cara, será la cara de Cristo, tú mírame… Quizá tu muerte puede ser redentora para otros, pueda ayudar”.

Helen Prejean.

Helen Prejean. Moeh Atitar

Afirma también estar completamente segura de la inocencia de tres de los reos que ha acompañado hasta el cadalso. “Una de las cosas que aprendes de las 106 personas que han escapado del corredor de la muerte es lo que pasa durante el juicio… Se supone que es un careo: acusación y defensa… La acusación trabaja con pruebas y debe pasarle a la defensa todo lo que demuestre su inocencia. Pero tienen  el control y quieren ganar, así que se distorsiona mucho: en ocasiones, cuando algo apunta a la inocencia, la acusación lo esconde o lo modifica. Y los abogados descubren que te privaron de un juicio justo, de tus derechos constitucionales. Es lo que anula las condenas. Al jurado se le niega la posibilidad de descubrir la verdad. Hay fiscales que en los argumentos finales dicen: ‘Ya saben cómo son estos latinos…’”

                                *********************

Es decir, a pesar de los progresos hechos por las sociedades occidentales en dos siglos, el sistema sigue profundamente injusto…

Absolutamente. Progresamos, pero el sufrimiento de los reos es terrible. Mejor que no te pongas enfermo en la cárcel. Automáticamente no te creen, piensan que quieres dejar de trabajar o cualquier otra cosa. Me impliqué en el caso de un inocente en Oklahoma, Richard Glossip. En su cárcel las camas están hechas de piedra. ¡De piedra!  Les dan una esterilla fina, pero por la mañana les duele todo… Duermen sobre piedra y bajo tierra…

Cuando estás seguro de que puedes matar a un ser humano, todo vale: no tienen asistencia médica, nada importa. ¡Porque le puedes matar! La falta de consideración es tan profunda… Poder visitarles, estar con ellos y mirarles a los ojos es un privilegio. Te enseñan tanto… Y cuando salgo de allí no sé explicar la clase de energía que tengo, pero sé que una gran parte es: tengo que hacer esto. No pueden hacerse oír, pero yo puedo.

¿Cuándo sintió esa revelación por primera vez?

Todo nació tras la primera ejecución, cuando mataron a Patrick y salí de ahí. Ese fue el fuego. Ahora estoy acabando mis memorias, El Río de Fuego. Es la precuela de Dead Man Walking. Aborda el despertar religioso, que no es rezar a Dios para ir al Cielo, es sobre el sufrimiento y estar ahí. Y también sobre ser consciente de tus privilegios… A mí me sobrevino al salir de aquella ejecución. Habían matado a un hombre, le habían atado a una silla de madera y le habían metido electricidad en su cuerpo hasta que murió. Su asesinato fue un acto legal. Ningún líder religioso protestó esa noche… Pero yo estaba ahí, lo vi con mis propios ojos. Y lo que vi encendió mi alma; un fuego que sigue ardiendo en mí.

 ¿Qué argumentos utiliza para oponerse, por ejemplo, a la condena a muerte a un individuo que ha violado y asesinado a tres niños?

Filosóficamente, la pregunta es: ¿quién va a ser el árbitro de toda la gente que ha cometido actos terribles, cómo podemos decidir que algunos pueden morir? Matar a una persona es el acto más terrible en el universo. ¿Quién decide quién debería morir por ello? Cuando se reinstauró la pena de muerte, en 1976, el criterio era supuestamente los crímenes más terribles. ¿Quién sabe lo que esto significa?

No hay manera de determinar eso, y luego decidirlo en procesos. Surgen todo tipo de fallos… Los derechos humanos son inalienables, lo que implica que los Gobiernos no pueden disponer de ellos a su antojo. Ni retirarlos por mal comportamiento. Está en el artículo 3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: el derecho a la vida. Nadie tiene el derecho a quitarle la vida a otra persona. Ni a la tortura.

Nadie tiene el derecho a quitarle la vida a otra persona. Ni a la tortura.

 El paso siguiente es el viaje de conciencia que todos tenemos que emprender, en nuestro país especialmente. Creo que actualmente las encuestas señalan que un 70% de la población estadounidense apoyaría la tortura a terroristas para obtener información. Eso procede de la Inquisición… La tortura es intrínseca a la decisión de ejecutar seres humanos. Todas las personas con la que he estado murieron mil veces antes en su mente antes de dar el paseíllo final. A veces incluso desean hacerlo ya y con dignidad. En el corredor de la muerte tienen la misma pesadilla: los guardias vienen a por ti, tu hora ha llegado, te agarran y te sacan y tú te resistes… Y de repente te despiertas, miras a tu alrededor, estás en tu celda. “Esta noche no…” Pero va a llegar, al menos que suceda un milagro. Y empiezas otro día…

 ¿Cómo lidió con la presión de las familias de las primeras víctimas, que le acusaban de estar en el lado equivocado?

Eso fue lo más doloroso… Mi error fue evitarles creyendo que comprarían el argumento de la acusación: todo el que esté contra la ejecución está contra ustedes. Les están faltado al respeto… Y les evité. Se ve en la película y en la ópera: yo conocí a los padres de las víctimas de Patrick Sonnier, un chico de 17 años y una chica de 18 años. Los de ella se enfadaron conmigo para siempre. Los de él vinieron a mí un día en el juzgado. Él era profundamente católico… “Hermana, ¿cómo pudo estar tanto tiempo del otro lado y no quiso venir a vernos a nosotros? No puede usted imaginar la presión que estamos sufriendo… Todo el mundo nos habla de la pena de muerte para vengar a nuestro hijo. Parece que si no la apoyamos no queríamos a nuestro hijo…”

“Hermana, ¿cómo pudo estar tanto tiempo del otro lado y no quiso venir a vernos a nosotros?”

Le dije: ‘Lo siento tanto, no pensé que querrían verme a mí…’ Fui tan boba, tan cobarde… ¡Fue él quien me invitó! Y fui a rezar con él a una capilla pequeña, y luego desayunamos, y él me metió en el viaje hacia el perdón y lo que significa. Y eso es lo que está en juego en nuestros corazones. Él dijo: “Todo el mundo piensa que el perdón es debilidad. Que olvidas lo que hicieron porque les perdonas. Parece que lo justificas. Pero, me dijo, he estado tan enfadado desde que mataron a nuestro hijo que casi pierdo a mi mujer. Casi pierde la cabeza… Tenemos que visitar su tumba cada día porque no puede con su vida. Y estoy tan enfadado, siempre enfadado con ella, y no puedo querer a mi hija… Y un día me dije: mataron a mi hijo, pero no pueden matarme a mí. Voy a hacer lo que dijo Jesús…”

Y cuanto más me fijé en lo que significan el perdón o la compasión en todas las tradiciones espirituales, comprendí que es la forma en que permanecemos íntegros… Que el amor puede permanecer intacto en nosotros y no nos volvemos odiosos, iracundos, vengativos…  Seres humanos consumidos por esto, que no pueden querer a nadie.

El perdón, por tanto, es una victoria.

Y te salva la mente… El amor no es superado por el odio. Jesús era una amenaza para las autoridades de su tiempo, porque decía: “El templo está dentro de ti, el Reino de los Cielos está dentro de ti… El espíritu Santo está dentro de ti, eres el hijo de Dios”. Y por eso le mataron. ¿Cuál era el mensaje? Parecido al del Dalai Lama, Desmond Tutu o Gandhi. No imitar la violencia… Lo que me hiciste a mí o a mis seres queridos… El amor es el poder que nos sostiene, nos protege nuestro alma, nuestra integridad. Nos lo enseñó Jesús.

Helen Prejean.

Helen Prejean. Moeh Atitar

Madrid-Barça: dos millones de ‘piratas’ lo verán gratis por televisión

El_Clasico-Pirateria-LFP_Liga_de_Futbol_Profesional-Reportajes_271485006_58498529_1706x960.jpg

La lucha contra el consumo ilegal de fútbol ha producido pequeños avances en 2017, pero la piratería sigue siendo una “lacra” para LaLiga. Novedades tecnológicas intentan atajar un problema agravado por la permisividad social y la intervención de mafias internacionales.

Este sábado, cuando a las 13:00 ruede el balón en el Santiago Bernabéu para atraer al público chino, cinco empleados de la Liga de Fútbol Profesional (LaLiga) estarán dedicadas por entero a luchar contra la difusión de vídeos piratas (e incluso el partido entero) en redes sociales. “Si marca un gol Ronaldo, nuestras herramientas estarán buscando keywords en tiempo real para denunciarlo inmediatamente a Facebook o Twitter”, explica Emilio Fernández, director antipiratería de LaLiga; “algunos serán eliminados en cuestión de minutos, y en otros casos las cuentas serán denunciadas. Una cuenta con cinco denuncias de esta índole es automáticamente bloqueada, aunque tenga millones de seguidores”.

España no figura en la ‘lista negra’ de piratas audiovisuales que establece EE.UU. todos los años como parte de su política de protección de los derechos de propiedad intelectual. Sin embargo, es uno de los diez países donde más contenidos se piratean en todo el mundo: cine, series, música, libros, videojuegos y también fútbol. El año pasado se vieron en España más de 120 millones de partidos de fútbol de manera ilegal; un fraude que implica pérdidas anuales de casi 300 millones de euros. Se calcula que entre un millón y medio y dos millones de españoles ven el fútbol gratis sin pagar todos los fines de semana.

La situación era mucho peor en 2014, año en que la preocupación tocó techo y llegó a hablarse en términos apocalípticos sobre los efectos económicos de la piratería. En aquel año, el 88% de todos los contenidos digitales consumidos en España fueron piratas. Se calcula que la piratería destruye 22.000 empleos directos (y 110.000 indirectos) en el conjunto de la industria de contenidos y birla 576 millones a Hacienda todos los años.

“Un auténtico problemón”

“La piratería ha mejorado algo, pero sigue siendo un auténtico problemón en España”, reconoce un alto funcionario del Ministerio de Cultura, aliado de LaLiga en esfuerzo que moviliza abundantes recursos económicos y humanos desde hace tres años. En 2016, por primera vez en 10 años, el consumo ilegal de contenidos descendió (aunque poco) en nuestro país. El perjuicio total sobre la industria (el lucro cesante) se estima en 1.783 millones de euros: la práctica, apoyada en una extendida mentalidad que justifica la picaresca por los altos precios, llevó esta semana al secretario general de Telefónica España, Pedro Carvajal, a decir que “la lacra” de la piratería empieza a ser “insostenible” para el país. Un ejemplo no futbolístico: el año pasado, casi la mitad de los espectadores habituales del Mundial de Motociclismo vieron las carreras de forma ilegal.

LaLiga y las autoridades culturales y policiales declararon la guerra a la piratería hace cuatro años, y su mayor éxito hasta la fecha fue el cierre de la celebérrima página web Rojadirecta, paraíso de internautas futboleros en todo el mundo, pero los golpes policiales siguen siendo frecuentes: el último, sin ir más lejos, se dio el mes pasado, cuando la Policía Nacional detuvo a siete personas por retransmitir ilegalmente partidos de Primera División entre Madrid, Alicante, Albacete, Antequera (Málaga) y las localidades valencianas de Gandía y Xátiva. El contenido, como es habitual, se ofrecía a través de diversas vías: descarga directa, ‘streaming’, distribución P2P o descodificadores. Las páginas webs, como también es habitual, remitían a servidores ubicados en otros países y diversos continentes para entorpecer su localización.

Muchas de estas páginas funcionan con un modelo de publicidad por volumen, pero “más preocupante”, según LaLiga, es el aumento detectado de descodificadores (‘cardsharing’) que brindan contenidos por satélite o a través de Internet (conexión IPTV). “Por 120-140 euros”, explica Emilio Fernández, “tienes un descodificador para todos los canales, no sólo el fútbol. Y en muchos casos no hace falta ningún desembolso adicional”.

Para hacerse una idea del dinero en juego, una de las redes desmanteladas el año pasado había obtenido ganancias cercanas a los 1.400.000 eurosmediante este doble mecanismo: insertar publicidad en portales con mucho tráfico y pago por suscripción (a un precio, lógicamente, mucho menor que el de las operadoras tenedoras de los derechos).

Aplicaciones bloqueadas

La actividad de la Liga en este campo es frenética. En lo que va de temporada, se han denunciado 106 aplicaciones, consiguiendo la retirada de 80 aplicaciones (el 75,47%) por infracción del copyright. Las aplicaciones eliminadas habían sido descargadas 31 millones de veces. “Cuando aparece la piratería, el fútbol desaparece”, reza la campaña, #protegeatuequipo: “Si ves el fútbol pirata, estás perjudicando a tu equipo y poniendo en peligro la sostenibilidad del mismo, de la competición y del deporte”. Los vídeos eliminados todos los fines de semana sólo en Facebook tienen un público potencial de 15 millones de personas,

El gran aliado de LaLiga en esta cruzada es Marauder, un sistema desarrollado internamente por expertos en ciberseguridad que de manera constante (24 horas, 7 días) rastrea entornos digitales para detectar acciones de piratería audiovisual en todo el mundo: básicamente, emisiones de partidos en directo y resúmenes. El sistema ha sido cedido al Ministerio de Culturapara su lucha en el ámbito del cine, series música o libros.

De un tiempo a esta parte, las redes sociales vienen desplazando a otros servicios (las webs tipo Rojadirecta, por ejemplo) como campo de batalla en un caso tan emblemático como el Clásico, probablemente el mejor partido de fútbol del planeta. En lo que va de temporada, según datos de LaLiga, se han denunciado 73.554 vídeos de redes sociales, habiéndose eliminado 71.982. “Estamos en la obligación de proteger a nuestros ‘broadcasters’, que han comprado los derechos de emisión”, sentencia Fernández.

Problemas globales

El problema en modo alguno se circunscribe a España: vídeos pirateados de la liga estadounidense de fútbol americano o de la NBA son fáciles de encontrar en Facebook o YouTube. La Premier League británica (que la temporada pasada experimentó el mayor descenso interanual de espectadores televisivos en una década) anunció este verano “la mayor campaña de la historia” contra emisiones ilegales de partidos, demandas judiciales incluidas, que incluye acuerdos con los mayores proveedores de Internet para bloquear el acceso a servidores ‘online’. Según una encuesta de la BBC, más de un tercio de los aficionados ingleses dicen ver regularmente partidos de la Premiar en webs no oficiales.

Imagen de un Real Madrid - Barcelona de la pasada temporada.

Imagen de un Real Madrid – Barcelona de la pasada temporada. EFE

LaLiga, a diferencia de competiciones como la NBA, no comparte vídeos durante los partidos (ni inmediatamente después) precisamente para no colaborar con la piratería. La permisividad de la sociedad española con estas prácticas está refrendada por otros datos. La tendencia a tolerar este consumo ilegal aumenta entre los niños españoles a medida que se hacen mayores, según un estudio de La Coalición de creadores e industrias de contenidos y LaLiga: si un 81% de los estudiantes de diez años considera que descargar productos culturales de manera ilegal es una práctica negativa, el porcentaje a los 13 años desciende al 66%.

Un asunto que complica la lucha antipiratería, y que recuerda al combate contra los amaños de partidos para ganar dinero ilegalmente en casas de apuestas, es la aparición de redes mafiosas que controlan el negocio desde países europeos, China (mayor fabricante de descodificadores ilegales) o Rusia. Las operaciones policiales suelen quedarse en el último escalón, como reconoce un agente antifraude especializado a EL ESPAÑOL: “La implicación de las mafias internacionales es cada vez más potente. Contratan personal especializado y pueden reaccionar en menos de un minuto a las operaciones de bloqueo. Además, sus servidores están fuera de España, a veces fuera de Europa. Ya no basta con esfuerzos nacionales: hace falta una estrategia internacional planificada en varios frentes: legal, tecnológica y política para desactivar paulatinamente a las grandes redes y plataformas”.

Villar: “Es humillante que vayas a hacer de cuerpo y tengas un guardia civil a un metro viéndote”

Entrevista exclusiva (primera parte): “No es mala la Guardia Civil, es malo el sistema” / “El sistema ha torturado a Juan Padrón” / “El peor momento de todos fue cuando me notificaron la prisión provisional en la Audiencia Nacional” (EL ESPAÑOL)

El 18 de julio por la mañana Ángel María Villar fue detenido en su domicilio madrileño por la Guardia Civil: una experiencia que narra en la primera entrega de esta entrevista. Este pasaje abarca desde que llegó al calabozo de Las Rozas la primera noche hasta que fue liberado por el juez Pedraz, doce días después.

A las dos de la madrugada, tras el registro de la Federación, fue trasladado al calabozo de la Guardia Civil en Las Rozas.

Un guardia civil en mi casa me había dicho: “Coge ropa, que no vas a volver a casa. Y el cinturón no te lo van a dejar”. Y así fue… En el calabozo pasé dos noches antes de ir a la Audiencia Nacional. Era un calabozo de 9 o 10 metros cuadrados, sin ventana, solo para mí. Con un timbre por si tienes necesidades físicas. Yo tuve en dos ocasiones. Te llevan a un cuarto de baño donde el guardia civil está a dos metros tuyo. No sé si será el protocolo exactamente… Es humillante que vayas a hacer de cuerpo y tengas un guardia civil a un metro viendo cómo estás haciendo tus necesidades. Con una puerta abierta. Pero bien, igual son los protocolos… En todo caso, la Guardia Civil me trató muy bien.

Ángel María Villar, sobre su paso por la cárcel

 

¿Qué más recuerda?

Cuando dicen que se come bien, no es verdad. Y lo puedo hasta comprender… No vas a tener un cocinero para ti en el calabozo. No es mala la Guardia Civil, es malo el sistema. En la cárcel, en 11 metros cuadrados, tienes un cagadero al aire libre, con olores y demás, y una ducha para los dos que hay que echarle lejía porque está sucia… Y un colchón con manchas de toda índole, y una sábana encima… ¡Es el sistema, no es el funcionario! Habrá cabrones, pero como en todas partes. Por eso cuando Juan [Padrón] salió de la cárcel y dijo ‘me han torturado’, tiene razón. El sistema nos ha torturado.

¿Por qué dice Padrón que fue torturado?

Un día Juan [81 años] se desmayó y se le puso toda la cara amarilla, con los labios morados. Perdió el conocimiento. Mi hijo le atendió, y pienso que le salvó la vida con un trozo de plátano medio podrido que llevaba en el bolsillo para la noche. Luego le dio agua y volvió en sí. Creo que le había bajado la tensión demasiado. Todos los presos me decían: “Cuando salgas, por favor cuenta esto”. No es el maltrato de las personas, es el sistema. El sistema no es bueno. Juan se refiere a eso. Lo que pasé yo y mis compañeros lo demuestran.

El sistema nos ha torturado

¿No recibió buen trato en la cárcel?

En mi periodo como presidente, nosotros hemos ayudado a los presos con las prisiones: hemos organizado cursos gratis para ser entrenadores, un campeonato de España de fútbol, titulaciones de árbitros… He asistido a varias finales de un campeonato penitenciario de España. Los funcionarios sí se preocuparon por mí, pero ninguna de las personas con las que habíamos construido la colaboración con Prisiones se dignó a saludarme. Ni una visita.

Volvamos al calabozo. ¿Se duerme en una situación semejante?

La primera noche apenas dormí. Había un poyete de cemento con un colchón encima. Todo cerrado, sin ventana ni aire acondicionado. Un calor espantoso…

¿Sobreviene la angustia?

En el calabozo sentí claustrofobia… Yo nunca había sentido claustrofobia, pero allí sí. Duermes poco y son muchas horas pensando. Había personas gritando al lado, de angustia. La segunda noche tampoco dormí mucho. Por la mañana, fui al cuarto de baño, me afeité (me dejaron material). Como estaba sin corbata, le pedí una a un guardia civil y me la dejó. Quería ir con corbata a ver al juez.

¿Sabía ya de qué iba el asunto cuando le condujeron al interrogatorio?

Fui sin saber qué me iban a preguntar, el expediente era secreto. Entre allí y el juez me preguntó “usted sabe por qué esta aquí?” “Sí”, contesté (porque al detenerme me habían dado copia de la orden de detención, en la que apenas se expresaban los motivos de la misma). “Ministerio Fiscal, haga las preguntas”. El juez no volvió a preguntarme nada… El interrogatorio duró una hora y media. Hubo después una vistilla, las fiscalas pidieron prisión provisional sin fianza y mi abogado solicitó mi libertad. Salimos de la sala, me volvieron a esposar, me llevaron de nuevo a la celda, me quitaron las esposas y me dieron un bocadillo de tortilla de patata. Esperé allí dos horas. Después me comunicaron que fuese a la lectura del auto. Prisión sin fianza. Tengo que decir que desde que me hicieron las declaraciones hasta que salió el auto es imposible redactar ese documento de cuarenta y pico páginas. Yo pienso que lo tenían preparado… Antes de que me hubiesen comunicado el auto, ya estaba en todas las noticias. Si es secreto, ¿cómo es que se filtra?

Era ya el final de la tarde, muchos periodistas trasnocharon ese día por causa del auto.

Llegamos a la cárcel de Soto del Real sobre las diez de la noche. Nos recibieron allí unos señores muy agradables, muy amables. Nos explicaron que esa primera noche la pasábamos en un sitio provisional y al día siguiente nos llevaban al módulo. En el módulo había mucha gente que me conocía, muchísima, me decían “¡Presidente!”… Nos recibieron muy bien.

¿Las celdas eran individuales?

No, de dos personas. Tenían una ventana, pero no aire. Por nuestra ventana entraba un solazo tremendo, hacía un calor terrible… Terrible. Las habitaciones son muy pequeñas, con una taza para hacer tus necesidades que te ve el compañero, una ducha, el colchón muy sucio… Las paredes también bastante sucias. Las limpiábamos, mi hijo las limpiaba. El colchón no lo quería ni ver…

Ángel Villar.

Ángel Villar. Moeh Atitar

¿Cómo pasaban el tiempo?

Jugábamos a las cartas, al parchís, al nosequé… Yo hacía ejercicio por la mañana y por la tarde. La comida no es buena… Y hay que guardar cola para todo. Se duerme mal… Hacía un calor terrible. Yo me levantaba muy temprano, a las seis, ya entraba la luz. Hablaba con muchos presos, me di cuenta de que la gente lee mucho en prisión. Me solicitaron que diese una conferencia sobre fútbol y yo estaba encantado, pero tampoco dio tiempo…

He visto más gente comulgando en la cárcel que un día normal en iglesias de Madrid

Allí escribí cartas manuscritas con dimisiones a la UEFA y a la FIFA. Y la carta de nombramiento de las vicepresidencias de la Federación, que nunca llegó a su destino (no se nombraron los vicepresidentes). Hay un preso que me dijo: “Ángel, quema la ropa con la que te detuvieron y has estado en la cárcel, pero lo que escribas aquí guárdalo para siempre, porque lo has escrito en tiempos difíciles…” Y le hice caso.

Creo que pasó usted bastante tiempo con Ignacio González.

Sí, y con su hermano Pablo. Tuvimos unas conversaciones muy buenas, nos trataron con mucho afecto. A los dos días les cambiaron de módulo, yo creo que los culpables fuimos nosotros. Pero tuvimos relación también con algunos otros… Había un gitano que me reconoció y me saludó muy simpático, decía que era el rey del alunizaje en Tetuán. ‘Yo soy gitano’, me dijo, he estado varias veces en la cárcel. Esta cárcel es una guardería, está muy bien’.

¿Cuál fue el peor momento de esos días?

Cuando me notificaron la prisión provisional en la Audiencia Nacional. Pensé: de aquí no salimos en dos o tres meses, porque era finales de julio y agosto es un mes inhábil para los juzgados.

¿Cumplía con sus ritos católicos en prisión?

Sí, claro… Daba gracias a Dios todos los días al despertarme y rezaba un Padre Nuestro y un Ave María. El sacerdote viene los jueves a apuntar quién viene a la misa del domingo. Se celebra en un pabellón que hay ahí, lo convierten en iglesia. La misa es muy peculiar, cantada, con música. He visto más gente comulgando en esa misa que un día normal en iglesias de Madrid. Cuando nos damos la paz, “el señor esté con vosotros”, se levanta la gente y se abraza, yendo la gente de esquina a esquina. Y cuando van a comulgar, muchos abrazan una estatua que había de Cristo y de la Virgen. Me impresionó. Dios está donde más lo necesitan.

Usted ha concedido muy pocas entrevistas en profundidad en 29 años… Su carácter marcadamente religioso es poco conocido.

Mis connotaciones religiosas son debidas a las enseñanzas de mis padres. Después fui a un colegio de curas, los Escolapios, e hice la carrera de Derecho en una universidad católica, Deusto. Tengo esta formación religiosa, que me sirve para muchas cosas, y sobre todo, dado que los seres humanos somos muy egoístas, en los momentos difíciles, cuando te acuerdas del de arriba. Pero el de arriba nunca te pide ninguna explicación por lo que tú hayas hecho mal. Sólo te concede gracia y perdón. Ni te pregunta. Hay que dar un fundamento a la vida: por qué estás aquí, y para qué. Y a dónde vas.

¿Tuvo visitas?

Tuve mis visitas, visitas familiares y de vis a vis con mi mujer. La solicité y me la concedieron.

Ángel María Villar, el día que salió de la cárcel.

Ángel María Villar, el día que salió de la cárcel. Efe

¿Cómo se enteró de su liberación?

El día 31 de julio, San Ignacio, patrono de los vascos, estábamos echando la siesta en la celda con un calor terrible. Juan estaba con otro preso, en la celda de al lado de la nuestra. Él ya había conseguido la televisión, nosotros no, y de repente me grita “¡Ángel…!” Le respondo: “¡Déjame en paz, hombre, que estoy durmiendo la siesta!” Y me dice: “¡Que nos han dado la libertad provisional! 300.000 euros de fianza” Y yo pienso: a ver de dónde los saco…

Los presos no deberían tener servicios de mala calidad en la cárcel

No me diga que ese dinero constituía un problema después de tantos años con cargos en la Federación, UEFA y FIFA…

Está usted confundido. La pagó mi mujer, yo no; a mí me han embargado las cuentas. No puedes pagar la fianza con el dinero embargado, tienes que buscarlo. O pedir un préstamo, como le pasó a Juan, que lo puso Javier Clemente. Así que cuidado… Cuando me lo comunicaron, todos nos pusimos impacientes, los presos nos daban la enhorabuena y nos abrazaban, algunos nos pedían la ropa, sobre todo la deportiva. Yo la regalé toda.

¿Qué saca en positivo, si es que hay algo, de la cárcel?

Es una experiencia… El preso es un ser humano cuya libertad está cercenada; no debería tener servicios de mala calidad en la cárcel. Hubo un preso, de nombre Augusto, que me decía: “Usted ha ganado todos los títulos deportivos, pero le faltaba el de prisionero”. Como hay tantas horas para hablar, coges buena relación. Teníamos una pequeña tertulia al principio. Hasta que nos ingresaron dinero no teníamos, y estuvimos viviendo de prestado. Antes de comer, con unos paquetes de patatas fritas, unos cacahuetes y unas cervezas sin alcohol nos sentábamos cuatro o cinco y era nuestro aperitivo antes de la comida. Luego ya, cuando nos llegó el dinero, invitábamos nosotros.

Sorprendió que hablase con la prensa al salir de prisión. Nunca se ha llevado bien con los medios.

Cuando salimos, había ahí cuarenta cámaras. Todos querían saber si yo iba a dimitir. Yo decidí hablar y manifestar mi agradecimiento a las personas que me habían defendido pública y privadamente en esos momentos difíciles, y por el afecto de los presos: un trato exquisito y con amor.

La liberación debe de producir un subidón impresionante.

La euforia es cuando te lo comunican. Después la salida material, la primera noche en casa… Dura un par de días. Y después empiezas a pensar en todo lo que ha pasado, en estar investigado, en cómo ha sido. Y hasta que no tienes el expediente no sabes cómo se ha desarrollado todo.

Se sabe que al salir de prisión usted se sintió decepcionado por mucha gente: antiguos aliados, fundamentalmente. No le sonaba apenas el teléfono…

Hubo un tiempo muy cortito de tristeza, porque yo quería hablar con mis compañeros.  Me hubiese gustado que me hubiesen dicho “hola, Ángel, ¿qué tal estás? Estamos contigo”, pero no me lo dijeron. Pero les comprendo… Para hablar de un ser humano, como dicen los indios, hay que estar en sus mocasines.

Yo, como presidente, he recibido críticas feroces. Y no sólo críticas, que las aguanto bastante bien (estoy educado desde los 20 años, cuando jugaba en Primera División). Lo que no se puede aguantar, que también lo aguanto, es la calumnia, la injuria y el insulto. Que algunos practican con mucha frecuencia, ¡por desgracia para ellos! Me han demandado muchas veces, he salido de ello siempre. He tenido el asunto de la FIFA, que me condenaban antes de tiempo. Y después me pusieron una sanción por decir “manda huevos”. Muchos querían que me condenaran, y querían que cuando me presentara a la UEFA, la Comisión de Conformidad no me dieran el plácet para presentarme.

Muchos querían que me condenaran en el ‘caso FIFA’

Yo tengo ciertos mocasines, pero los mocasines que llevan amigos míos que se ven por primera vez en algo así, les comprendo. Aunque me duela que en un momento determinado no se hayan comportado debidamente. Les comprendo, de corazón. ¿Alguna vez me ha visto hacer una declaración contra ellos? No tienen la gimnasia mental que tengo yo en esta situación, y además pensaban que se salvaban del proceso penal y del disciplinario solicitando mi dimisión (y creo que estaban equivocados). Pero les comprendo y les entiendo. No tienen la experiencia que tengo yo en estos casos.

¿El grosor de la piel?

Sí… El grosor de la piel.

¿Se ha sentido traicionado por mucha gente?

Me impactó muchísimo que a los pocos días de salir de la cárcel los presidentes de federaciones territoriales, que han sido mis compañeros durante tantos años, ni siquiera quisieron mantener un breve encuentro en un hotel (aprovechando que se encontraban reunidos muy cerca en la sede de la federación en Las Rozas). Después me enteré de que ese mismo día una representación de ellos había estado en el CSD con el Secretario de Estado, con el que tomaron conjuntamente la decisión de que yo tenía que dimitir como presidente.

La verdad es que después de todo lo que había pasado en los días precedentes, en aquél momento tan sólo quería un poco de afecto, cariño de mis compañeros. Deseaba que me preguntaran cómo estaba, qué salud tenía, en qué situación me encontraba… Me negaron ese mínimo de humanidad, no vinieron; mandaron a una persona en nombre de todos para comunicarme que tenía que dimitir. Me marché después de tres horas de espera, llorando, apesadumbrado. Esa tristeza se me ha ido pasando día a día, y he conseguido perdonarles por ello. Entiendo que estuvieran muy asustados y no supieran cómo reaccionar.

¿Y los ‘jesuses’, como llamaba a los que le telefoneaban?

Yo me considero un leproso. No se si lee el Evangelio, pero de las enfermedades más crueles que había en esa época era la lepra. A los leprosos los apartaban, no se contactaba con ellos, les dejaban la comida fuera para no tener relación y no contagiarse… Solo Cristo se unía a ellos, para curarles el alma y el cuerpo. Yo me he sentido leproso. Me han llamado muy pocas personas, contadas con los dedos de una mano. De los que pienso que me deberían haber llamado. Entonces, cuando me llama alguien, mi primera expresión es llamarle Jesús. ‘¡No, que soy Enrique!’, me responden. ‘No, eres Jesús, porque estás hablando con un leproso’.

¿Está arrepentido de algo como presidente?

Soy muy crítico conmigo mismo, y aunque al principio me puede molestar la crítica de otros, saben que yo siempre reflexiono sobre ella. Y si veo que no tengo razón, suelo ir al que me ha criticado con amor (la crítica con amor es maravillosa) para darle las gracias.

¿Hay algo particular que hubiese hecho de otra manera, a la luz de lo acontecido este año?

Puede ser… Ningún hombre, por muy bueno que sea, lo hace todo bien. Ni mal. Y muchas veces lo que se hace mal hay que olvidarlo… Y reflexionar sobre lo que se ha hecho bien, para continuar, y lo otro cambiarlo. Lo que sí le puedo asegurar es que no he cometido ningún delito.

Además del carácter religioso, los que le conocen suelen destacar su lealtad. ¿Puede equivocarse uno por lealtad?

Sí. Pero lo importante es mantenerla. Has de hacerlo. Yo recuerdo en el proceso FIFA, que una persona (no voy a decir cuál) se había quedado sola negándose a contestar a unas preguntas, y era mi amigo. Y me fui por la noche al dormitorio en Zurich (a la mañana siguiente declaraba yo), y decidí no dejarle solo. Preferí perjudicarme a dejarle solo. Y me costó muy cara esa decisión.

Ángel Villar.

Ángel Villar. Moeh Atitar

Villar: “Me considero un leproso; me han lanzado a mí y a mi familia al barro”

Entrevista exclusiva con el presidente suspendido de la Federación Española de Fútbol (primera parte): “Este último golpe que me han dado es terrible” / “¿Quién dijo a la prensa que me habían detenido, si dicen que el sumario es secreto?” / “Javier Tebas me ha insultado 150 veces”

Angel_Maria_Villar_Llona-RFEF-Reportajes_267986510_56956466_1706x960.jpg

Foto: Moeh Atitar

Ángel María Villar (Bilbao, 1950) ha sido durante tres décadas una de las personas más poderosas y opacas del fútbol español e internacional. Presidente de la Federación Española desde 1988, vicepresidente de la FIFA y de la UEFA, acumuló durante lustros un nivel de influencia muy considerable, condecorada con los años gloriosos del fútbol español (2008-2012).

Hombre con fama de resistente e impenetrable, alérgico a la prensa y provisto de un código de honor casi decimonónico, su larga permanencia en el cargo y los sucesivos enfrentamientos con Javier Tebas, exempleados federativos o secretarios de Estado para el Deporte debilitaron su reputación hasta el punto de convertirse en un personaje oscuro y sospechoso para amplios sectores de los medios de comunicación y de la opinión pública española (una deriva a la que no ayudó el nombramiento de su hijo Gorka como director general de la cuestionadísima Confederación Sudamericana de Fútbol en 2014).

La aureola de invencibilidad de Villar se esfumó el pasado mes de julio, cuando fue detenido encarcelado (doce días) en el marco de la Operación Soule: un proceso que afecta a unas cuarenta personas y supuso también el ingreso en prisión de su hijo Gorka y de Juan Padrón, vicepresidente económico de la Federación. A Villar, atrapado en un auto basado en escuchas telefónicas que dieron lugar a titulares muy poco ejemplares, se le acusa concretamente de administración desleal, falsedad documental, corrupción entre particulares y apropiación indebida. Poco después de ser arrestado, fue suspendido un año de sus funciones por el Consejo Superior de Deportes.

El exfutbolista y dirigente bilbaíno proclama desde entonces su inocencia a quien le quiera escuchar (mucha menos gente que antes de ser detenido) y ha decidido romper su silencio público en un mes clave para el futuro de la Federación, enfangada en un avispero de querellas y recursos que podrían abocar a unas nuevas elecciones, una moción de censura contra él o incluso, en una carambola poco probable, su regreso al despacho de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas.

La entrevista, que por su longitud publicará EL ESPAÑOL en varias piezas y dos días, tuvo lugar durante tres mañanas en el despacho de abogados que tiene su hijo Gorka en el centro de Madrid.

                                                 ———

De su vida deportiva, la anécdota más repetida es la bofetada que le pegó al entonces mejor futbolista del mundo, Johan Cruyff, en San Mamés.

Eso para los malvados… Yo he jugado once años en el Athletic Club de Bilbao, he dedicado toda mi vida al fútbol, he jugado 430 partidos en Primera División, he jugado 22 partidos en la selección nacional, he sido campeón de España…

Para los que no le vieron jugar: ¿qué jugador de los últimos 15 años le recuerda más a su estilo como futbolista?

El mejor jugador de la historia ha sido Alfredo Di Stéfano. En España, Paco Gento. Y de los de ahora, admiro profundamente, pero mucho, a Busquets. Yo jugaba en esa posición, entre marcador y centrocampista. He metido muy pocos goles, contados con los dedos de la mano, igual que él. Pero cada partido que le veo, tanto en el Barcelona como en la selección, me veo reflejado. En bueno. O sea, Busquets es un Ángel Villar, pero en bueno. En súper bueno.

Llegó muy joven a la presidencia de la Federación, con 38 años. ¿Cuántas querellas le han puesto en estos 29 años de mandato?

Cinco querellas. Y ahora todo el caso Soule… Siempre me las han puesto cuando ha llegado el periodo electoral. Para desgastarme. Han utilizado a los jueces y a los tribunales.

Ángel María Villar: “Soy un leproso”

¿Por qué es tan profunda y duradera la división en el fútbol español?

¿En qué sentido profunda?

El nivel de enemistad es altísimo.

No me sea genérico, déme nombres y apellidos.

¿Por qué es tan larga la guerra entre dos bandos que lideran usted y Javier Tebas?

Todo el que me conoce me califica de persona tremendamente institucional, con un respeto muy alto a las instituciones del fútbol. Y cuando eligieron al señor Tebas presidente de la Liga, evidentemente a mí no me sorprendió. Se sabía que iba a ganar. Antes de ser presidente, ya había ido en contra de mi persona. Pero lo elige el fútbol profesional y lo tengo que respetar. Yo tuve un primer contacto con él. Después no ha habido más.

¿No han quedado ni un día a comer?

No, no… Y por algo será. Antes de ser presidente ya se había personado en un proceso judicial contra mí, ya me había descalificado más de 150 veces en los medios de comunicación, había solicitado varias veces que me abrieran expedientes sancionadores. Y en varios procesos electorales había estado en contra de mí. Esto no es nada ilícito, considera que hay una alternativa mejor y ya está, pero los insultos y las injurias… Miren ustedes las hemerotecas. Yo he sufrido descalificaciones, expedientes, querellas, de todo… Y, a pesar de ello, no he hecho ninguna declaración en contra de él en 29 años que llevo de presidente, ni he ejercitado ninguna acción legal o disciplinaria contra él.

Aspirábamos a sacarle la primera.

Pues no me la va a sacar. Pero sí hay un principio que he aprendido de un político: a los hombres no se les califica, los hechos califican a las personas. Quiero decir algo a los que tanto hablan: si el Gobierno se quisiera meter en la actividad privada de la Federación y establecer sus criterios, ¿se enfrentarían con todas sus fuerzas a ellos? Que lo contesten. Yo ya lo he hecho. Y si he tenido una actitud de lucha contra eso es porque ha habido una intromisión donde no debían meterse.

Miren ustedes las hemerotecas. Yo he sufrido descalificaciones, expedientes, querellas, de todo…

En cuanto al presidente de la Liga, ha habido un conflicto de competencias entre la Federación y la Liga desde que nació la Liga. Y hemos luchado. Yo siempre he nombrado vicepresidente del futbol profesional al presidente de la Liga, aunque no me obliguen los estatutos. A todos: Astiazarán, Baró, Tomás, etc. Yo les preguntaría a los nuevos dirigentes de la Federación, ¿están de acuerdo con que este señor haya ejercitado siete acciones para abrirme expediente sancionador y echarme a la calle, estar detrás de dos acciones criminales (antes) y ahora cuatro más? Me ha insultado 150 veces. Qué fácil es hablar desde el no sufrimiento de todas estas cuestiones. Y, por cierto, nadie le dice nada. Y encima la solución es maravillosa, que hablemos… Yo tengo más paciencia que el santo Job.

¿Cómo se explica que dos de sus tres secretarios generales se le hayan rebelado?

Pues es una de las preguntas que me hago… Evidentemente, tendrán sus motivos. Pero las dos decisiones que tomé (una, llegar a un acuerdo de extinción de la relación contractual con Gerardo González en 2003, por falta de confianza; otra, despedir a Jorge Pérez) fueron muy justificadas.

Ángel Villar.

Ángel Villar. Foto: Moeh Atitar

¿Llegó a considerarse un personaje imbatible?

[Ríe]. El otro día me lo dijo alguien: tienes siete vidas, como los gatos. Querellas, críticas, insultos… Yo digo que Ángel Villar, como presidente de la federación, es un ‘punching-ball’. Como los boxeadores… Todo lo que pasa malo en la Federación, un golpe. Pum. Pasas por ahí, en el ‘punching-ball’, pum. He sido eso durante años, pero he sido y soy feliz. A mí todos los compañeros me han calificado de luchador en el campo, como obrero del fútbol. Llamarme obrero del fútbol era un alabanza para mí. Yo he tenido nueve entrenadores en el Athletic y he jugado con los nueve… Me vanaglorio de esa lucha. Y decían que jugaba para atrás… Yo decía: no soy tan malo, he jugado con nueve entrenadores, ¿será que los nueve querían perder…? ¡Pues figúrate si juego para adelante!

He sido un hombre muy resistente, ya desde niño. He jugado en una posición del medio campo que hay que luchar, medio defensivo, y eso me ha enseñado. Después, en mis ratos libres, ya casado y con familia, empecé a estudiar la carrera de Derecho. Que hice por defensa de mis compañeros del Athletic de Bilbao: estar mejor formado para debatir los derechos que teníamos los jugadores frente a los directivos. Hice la carrera por la noche. Recuerdo que mi mujer venía todas las noches a buscarme con Gorka, en el coche, a la Universidad de Deusto, cuando salía a las nueve o nueve y media de la noche.

Este último golpe que me han dado es terrible

Me he quedado veranos estudiando, que algunos entrenadores del Athletic me criticaron. Me he quedado noches estudiando, siendo futbolista profesional y de la selección. Mi vida ha sido una constante superación: lucha, ganas de salir, etc… Me considero un luchador nato. Este último golpe que me han dado es terrible, porque me han lanzado a mí, a mi hijo, a mi familia, al barro… Y además para mi mujer terrible, porque ver a su marido y a su hijo encarcelados en una celda, echados al barro de la sociedad española y mundial del fútbol (porque soy conocido), no es fácil de llevar… Pero bien. He vuelto a estar, a luchar, con mis 67 años. Hago gimnasia todos los días, ando dos horas, me levanto a las seis y media de la mañana, estudio los documentos de la causa, pienso… Dentro de mis posibilidades, tengo alegría en una situación complicada y he aprendido que tengo que cuidarme, no preocuparme. Cuando tú cruzas la calle, tienes que tener cuidado, no preocuparte. Porque si te preocupas te pilla un coche.

Su aura de imbatibilidad tembló el 18 de julio a las ocho de la mañana en su domicilio madrileño.

(Pausa). Esa mañana, como siempre, me levanté pronto para hacer gimnasia. Me duché, y cuando iba a salir llaman a la puerta y acude mi mujer. “¿Quién es?” “Somos la Guardia Civil”. Mi mujer me lo cuenta y le digo: “Será alguna notificación de algo…” Tocan por segunda vez y dicen que vienen con un mandato judicial. Mi mujer abre la puerta. Entra la secretaria del juzgado, varios agentes de la UCO, me dan un papel, firmo, y empiezan a revisar. Venían a por dinero, joyas y documentos. Dinero no había. Mi mujer tenía dos joyas de valor afectivo y económico: una esmeralda que le regalé en la pedida de novios y unos pendientes que fueron de su madre. Todo lo demás era bisutería cara.

Me dijeron que podía hacer una llamada y llamé a mi abogado. Me revisaron toda la casa. Se llevaron mucho menos de lo que esperaban, no llenaron ni la mitad de una caja (y traían tres). En casa tenía 1.500 euros, esos me los dejaron. Se llevaron el móvil, un iPad y algún pendrive con fotografías históricas de la familia y de mi actividad. El trato, menos con un agente, fue cordialisimo. Muy bueno. Tiene un defecto el registro, que todos los que hayan sufrido una investigación sabrán: te dejan todo patas arriba. Muchas veces lo dejas estar así un mes, porque te da repelús.

Angel María Villar, durante su detención.

Angel María Villar, durante su detención. EFE

¿Cuánto duró el registro?

Cinco o seis horas… Después vino una pareja de guardias civiles. Me llevaron al garaje de casa y me metieron en el furgón para trasladarme a la Federación Española de Fútbol. Y cuando salíamos de casa, había allí unas 20 ó 30 televisiones. ¿Quién dijo que me habían detenido, si dicen que el expediente es secreto? Pero qué casualidad que al poco rato de llegar la Guardia Civil yo ya veía por la ventana que había periodistas abajo. ¿Quién ha filtrado eso? Lamento mucho que todavía ninguna investigación por parte de los propios policías o el juzgado se haya realizado. Es muy triste, y no es la primera vez que pasa en España.

¿Le esposaron?

Me habían esposado, pero en el coche me las quitaron. Salimos del garaje y llegué a la Federación sin esposas, y les digo a los dos policías, muy amables, que me metan en el garaje, que es mi entrada natural a la Federación. Y no me hacen caso. Me dejan allí y me encuentro que me dan el paseíllo. Tengo que pasar por 40 cámaras y cien periodistas para que me saquen fotografías. ¿Quién dio la orden? Yo no…

Una vez en la Federación, revisaron mi despacho y otros. Estuvimos hasta la una o las dos de la madrugada, revisando todo. Había guardias civiles armados en la puerta… No sé si los protocolos les obligan a ir con chalecos y pistola o a esposarte.

La pena del telediario puede ser muy costosa. ¿Ha cambiado su vida desde entonces? ¿Ha dejado de ir a restaurantes, por ejemplo?

Primero, no soy un hombre al que le gusta ir a restaurantes o teatros (por desgracia, porque a mi mujer sí le gusta y soy un egoísta). Soy un hombre que vive la mayoría de los días fuera de casa, viajando constantemente. Se me imputa haber viajado mucho al extranjero, pero donde más he viajado ha sido en España. Yo cada año me recorría España de punta a punta. Visitaba cada dos años a todas las federaciones. He inaugurado montones de domicilios sociales, actos de clubes modestos. Pocas veces me veían en actos de clubes grandes. Cuando estaba en Madrid, no iba ni a comer a casa. He vivido tan intensamente mi actividad, he estado tanto tiempo fuera de casa, que cuando estoy en casa quiero quedarme en casa.

No ha tenido temor, por tanto, a la reacción de la opinión pública.

No he cambiado mis comportamientos… Al principio sí hay temor, pero después vas perdiendo la preocupación y la gente te ve tan normal. Es más, ha habido manifestaciones espontáneas de personas que me han dado un abrazo y ánimo, gente que no me conocía.

¿Pone usted la mano en el fuego por Juan Padrón?

Juan Padrón ha sufrido, igual que yo, todas las situaciones; le registraron el domicilio familiar con recogida de documentos, le metieron en los calabozos, fue esposado, le trajeron en avión desde Tenerife a Madrid, declaró ante la Audiencia Nacional sin conocimiento del expediente, le embargaron las cuentas y los bienes inmuebles, le quitaron el pasaporte y tiene que firmar todas las semanas en un juzgado. Fue encarcelado y allí casi se muere. Ha tenido también un linchamiento mediático e institucional. Ha sido un gran vicepresidente, siempre ha estado dispuesto a servir al fútbol español. Igual que los demás investigados, no ha cometido ningún ilícito penal.

¿Se arrepiente de no haber abandonado el cargo a comienzos de este año?

Viendo lo que me ha pasado, tengo que decir que sí. Pero no pensaba que iban a dar un golpe de Estado en la Federación contra el presidente y los directivos. Ha sido un golpe de Estado preparado y desarrollado meticulosamente. Ya sabemos quiénes son los autores…  Como no me han podido ganar en las urnas, siempre que había elecciones me preparaban una querella. Esta vez han preparado todo: tres denuncias criminales, denuncia a la Fiscalía Anticorrupción. Y después me han enjuiciado y condenado ya ciertos medios de comunicación. Me han tirado al barro, me han aplicado la pena del telediario, han hecho comentarios terribles sin fundamento. Me han maltratado, a mí y a mi familia, con mentiras burdas y sin demostrar nada.

Creo, por desgracia, que cuando salga la sentencia (y lo estoy viendo ahora), sucederá lo siguiente; en estos procesos mediáticos, cuando sale la sentencia, tiene menos propaganda que el inicio de la propia investigación. El inicio es condenarte de antemano. Y hay profesionales de la información que quieren que te condenen. Figúrese qué desgracia tiene esta sociedad, que lo consiente. Si te absuelven, no hablan nada de ello. Si te condenan, dos líneas. Pero es muchísimo más mediático el inicio, cuando se lanzan todo tipo de hipótesis y calumnias antes de investigar nada y de preguntar por nada, presuntamente. La presunción presunta. La presunción de inocencia del revés, o sea, el mundo al revés. Y después nadie quiere reconocer que su actuación haya sido torpe, nefasta, virulenta y delictiva en algunos casos. Confirmada la inocencia, nadie dice nada. El mundo al revés… La verdad no importa, importa presumir presuntamente.

Es muy difícil mantener el secreto de las actuaciones en un siglo tan tecnologizado. Bien mirado, es casi un milagro que la Operación Soule llevase un año y medio de investigaciones y usted no supiera nada.

Yo tengo que decir que en un sumario secreto se ha filtrado todo. Se ha publicado el auto de prisión provisional antes de que yo me hubiese enterado, se difunden datos del Ministerio de Justicia… Hasta se publican los vídeos de las declaraciones en el Juzgado. No puede ser. Con todo el respeto del mundo, los Juzgados dicen que prevalece el derecho a la información sobre el derecho al secreto de un procedimiento cuya instrucción es secreta. O sea, que siempre se comete un delito de revelación de secretos y siempre quede impune. Yo pienso que no estamos bien.

¿Por qué volvió a presentarse este año a las elecciones de la Federación?

Por doble motivo: porque me apetecía y porque además había muchísimas personas del fútbol que me apoyaban, y personas que han trabajado muy bien conmigo, con una actividad muy intensa, y que si venía un nuevo presidente las iba a echar de sus puestos. Estaba ilusionado con mejorar el fútbol español y ciertas actuaciones de la Federación (mi programa electoral traía muchos cambios e iba a reformar radicalmente los estatutos, metía parámetros diferentes a los que había). Y que íbamos a conseguir éxitos deportivos. Ya hemos conseguido uno (me incluyo) al clasificarse brillantemente la selección española para la fase final del Mundial de Rusia. Por cierto, al seleccionador le nombramos en mi mandato y la mayoría de partidos que hemos jugado en esa clasificación ha sido bajo mi mandato.

 En un sumario secreto se ha filtrado todo

La gente es muy olvidadiza. Ninguno de los directivos, nombrados por mí y personas del mundo del fútbol, me ha llamado para felicitarme por la brillante clasificación. Solo una persona, que me llamó muchísimo la atención y se lo agradezco; fue el seleccionador tras ganarle a Italia brillantemente. Se acordó de mí y fue tremendamente criticado. ¿Sabe usted por quién fue criticado…? Por los mismos periodistas mediocres de siempre…

¿No siente ganas de retirarse al campo y olvidarse de todos estos follones?

Ni mucho menos… El que me conoce sabe que voy a luchar hasta el último momento. Voy a recurrir todas las decisiones judiciales. Y si tengo que ir a Estrasburgo o a cualquier tribunal internacional, lo voy a hacer. Porque se están vulnerando ciertos derechos que cualquier ciudadano en España debería tener; no se puede permitir.

¿Pretende realmente regresar a la Federación, como parecen indicar algunas de sus últimas acciones (recursos, cartas al secretario de Estado, visitas a Las Rozas)?

Si me dicen los tribunales que tengo que volver, encantado. Mañana mismo. Con ilusión, con ganas de hacer lo mejor posible para llevar el fútbol a buen puerto, que es lo que he hecho durante 29 años.

Ángel Villar.

Ángel Villar. Foto: Moeh Atitar

Villar enseña los dientes: acude en persona al CSD y amenaza a Lete con una querella

El presidente suspendido del fútbol español entrega personalmente una carta en el Consejo Superior de Deportes y pide explicaciones al secretario de Estado por su suspensión, amenazándole veladamente con una denuncia por prevaricación. (EL ESPAÑOL)

Angel_Maria_Villar_Llona-RFEF-Deportes_264487339_55267633_1706x960

Se viven semanas esenciales en la resolución del largo culebrón que rodea a la Federación Española de Fútbol (RFEF), enfangada en un conflicto político y judicial de difícil solución. El presidente suspendido de la institución, Ángel María Villar, imputado por varios delitos de corrupción en el marco de la Operación Soule, se desplazó este viernes por la tarde a la sede del Consejo Superior de Deportes, en Madrid, para entregar una carta a su presidente, José Ramón Lete. EL ESPAÑOL ha obtenido prueba fotográfica de la visita y a última hora de esta noche pudo acceder al contenido del documento.

Villar, que ha elevado un recurso contencioso-adminstrativo contra la suspensión por un año que le decretó el Consejo Superior de Deportes (CSD) en julio (mientras Villar, su hijo Gorka y su exvicepresidente económico Juan Padrón estaban en prisión preventiva), pide a Lete que aclare “algunos extremos”. Y lo hace porque, en su opinión, algunas decisiones “parecen haber sido adoptadas conociendo su carácter injusto, arbitrario y contrario a Derecho”. (Una alusión velada a una posible querella por prevaricación).

El presidente suspendido le pide que se le explique “el ámbito de la suspensión cautelar y provisional”, dada la expectación ante una moción de censura presentada próximamente por Luis Rubiales, expresidente de los futbolistas españoles.

“Doble rasero”

También le acusa de doble rasero por haber acelerado la petición de expediente disciplinario por parte del Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) en julio, con ocasión de su encarcelamiento, cuando el Consejo Superior de Deportes conocía las investigaciones desde al menos un año y medio antes.

Villar dice apreciar “una profunda diferencia de criterio en lo relativo a la personación para ejercer la acción penal por parte del CSD respecto del que usted ha observado en situaciones similares de otras federaciones”. Se refiere especialmente a un miembro de la Comisión Directiva del CSD que firmó la suspensión de Villar, Jesús Castellanos, presidente de la Federación Española de Taekwondo (FET). Castellanos está imputado por presuntos delitos de malversación de caudales públicos, administración desleal, fraude a las subvenciones, apropiación indebida y falsedad documental (y fue arrestado en junio de 2016 por esos hechos) y no ha sido suspendido ni excluido de esa Comisión Directiva.

Por otra parte, el dirigente bilbaíno, cuyos bienes están embargados por la Justicia, acusa a Lete de haber abierto un expediente disciplinario similar, en agosto de este año, a cinco presidentes de federaciones territoriales imputados en el mismo caso Soule a pesar de que, según se afirma, un Informe de la Abogacía del Estado de 18 de agosto de 2017 “concluye de forma expresa, con acierto y claridad, que el mencionado Auto no especifica indicios respecto de los presidentes de federaciones territoriales”.

Medios de comunicación

La conclusión que impregna el texto es que “ello constituye un más que sólido indicio de que su actuación en vez de guiarse por el respeto al imperio de la Ley, como era su deber como servidor público, lo ha hecho más bien al compás de los acordes de los medios de comunicación que solicitaron, sin mostrar ningún respeto a una garantía fundamental que consagra nuestro Estado de Derecho como es la presunción de inocencia, la inmediata suspensión de mis funciones como Presidente de la RFEF y la apertura de expediente disciplinario contra determinados Presidentes de Federaciones de Ámbito Autonómico”.

Al igual que en el recurso contencioso presentado recientemente, Villar acusa a Lete “de haber utilizado material probatorio procedente de la causa penal y obtenido mediante la diligencia de intervención de las comunicaciones telefónicas que usted viene realizando en diversas actuaciones”: unos datos que, al no constituir hechos probados, serían en su opinión inutilizables en un procedimiento disciplinario.

Por último, el presidente suspendido pregunta a Lete por Cristina Pedrosa Leis, la instructora designada por el Tribunal Administrativo del Deporte para dos expedientes sancionadores contra Villar (el de su suspensión y otra por presunta falta de neutralidad en las elecciones del pasado mes de mayo).

“Esta persona”, dice la misiva a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, “fue nombrada por usted, cuando ocupaba el cargo de Secretario General para el Deporte de la Xunta de Galicia, como miembro del Comité Gallego de Justicia Deportiva tanto en el año 2012 como posteriormente en el año 2016. Le requiero en este punto que me informe si dicha persona fue designada a propuesta suya para formar parte del Tribunal Administrativo del Deporte y si tiene alguna motivación sobre dicho nombramiento el hecho de que esta persona formase parte, nombrada por usted, como miembro del Comité Gallego de Justicia Deportiva además de la existencia o no de una relación de amistad entre ustedes”.

“Intervencionismo y desmesura”

“Por último, a la luz de las circunstancias anteriormente descritas”, continúa el texto, “es fácilmente advertible que la principal causa que subyace en sus actuaciones, ha respondido a una situación mediática – con la aplicación mediática a su vez de medidas provisionales de suspensión en mi condición de Presiente de la RFEF–y no a una justificación real, fáctica y lícita de su modo de proceder”.

“Sus actuaciones contra mi persona como Presidente de la RFEF, su grado de intervencionismo y desmesura, consciente y maliciosamente intencionados, que no encuentran amparo en la Ley, sino más bien se han realizado en fraude de la misma, sin el más elemental respecto por el derecho fundamental a la presunción de inocencia, sus actos reitero, han comprometido y siguen comprometiendo gravemente la autonomía y gobierno de la Real Federación Española de Fútbol”.

“Las actuaciones concatenadas, que usted ha desarrollado en los últimos meses y que han tenido como objeto mi persona, presentan una apariencia de no ser conformes a derecho y una motivación espuria a los fines del cargo que usted ocupa, existiendo indicios de que el único fin de todo ello es apartarme arbitraria e injustamente con carácter definitivo de la presidencia de la RFEF, presidencia que, por cierto le recuerdo, sigo ostentando, siendo la persona que ejerce temporalmente sus funciones en la actualidad, el Sr. Juan Luis Larrea“.

Ramón de Carranza, el exalcalde de Cádiz al que dejarán sin estadio por “franquista”

El alcalde de la ciudad andaluza aplicará por primera vez la Ley de Memoria Histórica con el apoyo del PSOE. Cambiará el nombre del estadio de fútbol y el de una de las avenidas, que pasará a llamarse “4 de diciembre”. (EL ESPAÑOL)

Reportajes_263737188_54897370_1706x960.jpg

El apellido Carranza, aunque de origen gallego, está profundamente ligado a la ciudad de Cádiz: da nombre a un estadio de fútbol, un trofeo veraniego, un puente y dos avenidas. Las dos calles se verán reducidas a una este mismo fin de semana: el Ayuntamiento ha decidido retirar el nombre a una de ellas en virtud de la Ley de Memoria Histórica. La calle pasará a llamarse 4 de diciembre, en recuerdo a la jornada en la que los andaluces se manifestaron en 1977 para reclamar el autogobierno regional. (Curiosamente, también el día en que nació Francisco Franco).

Kichi y Teresa Rodríguez, líder de Podemos en Andalucía,  en el estadio del Cádiz.

Kichi y Teresa Rodríguez, líder de Podemos en Andalucía, en el estadio del Cádiz.

¿Quién fue Ramón de Carranza y Fernández de la Reguera? (No confundir con su hijo del mismo nombre y segundo apellido Gómez-Pablos, que terminaría presidiendo el Sevilla en la década de 1950). Militar y gallego (nació en El Ferrol en 1863), marqués de Villa de Pesadilla y político conservador y monárquico, el futuro alcalde y gobernador civil de Cádiz estudió en la Escuela Naval de su localidad la carrera de marino de Guerra.

Fue enviado de Agregado Naval a Washington, donde residía cuando estalló el conflicto con Estados Unidos: participó en la Guerra de Cuba al mando del cañonero Contramaestre, por lo que se le otorgó la Cruz Laureada de San Fernando y mantuvo la distinción de contralmirante de la Armada en situación de retirado.

Matrimonio y fortuna

De regreso a España, se instaló en Andalucía tras contraer matrimonio con una gaditana. Ramón de Carranza había nacido en una familia oligarca, pero en todos sus artículos biográficos se menciona que pasó también a ser un hombre acaudalado tras casarse con Josefa Gómez Arámburu, sobrina del prócer local Manuel Moreno de Mora y Vitón, una de las mayores fortunas de la ciudad. La pareja tuvo cuatro hijos: Micaela, Carmen, José León (también alcalde de la capital gaditana, entre 1948 y 1969) y el citado Ramón.

A lo largo de su vida sería designado dos veces alcalde de Cádiz. La primera, en 1927, durante la dictadura de Primo de Rivera (permaneció en el cargo hasta el advenimiento de la Segunda República). La segunda en julio de 1936, tras el golpe de Estado franquista, cuando apoyó a los militares sublevados y regresó al sillón consistorial de la mano del general Queipo de Llano, uno de sus grandes valedores. Esta vez sólo estaría en el cargo unos meses: cayó gravemente enfermo y falleció poco después en la propia ‘tacita de plata’.

Ocho décadas después de su muerte, llama la atención la extensión de su influencia sobre una ciudad cuyos políticos deciden hoy darle la espalda. Incluso gente del bando contrario acepta que no fue el peor alcalde de Cádiz: durante su primer mandato, el más fructífero, se construyeron varios edificios y hoteles emblemáticos (el antiguo Palillero, el antiguo Hotel Playa y el Hotel Atlántico) además de la plaza de toros de la ciudad.

Dinastía de políticos

Ramón de Carranza dio nombre hasta ahora al estadio del Cádiz.

Ramón de Carranza dio nombre hasta ahora al estadio del Cádiz.

Con el paso del tiempo, la familia Carranza se constituiría en una pequeña dinastía política y burocrática andaluza (fundamentalmente en Cádiz y Sevilla): dos alcaldes (Ramón hijo sería alcalde de Sevilla durante la Guerra Civil), gobernadores civiles, presidentes de Diputaciones Provinciales… José León de Carranza, el otro hijo varón del hombre cuyo nombre se quiere quitar de las calles, fue incluso designado alcalde vitalicio de Cádiz por Franco en 1948.

Carranza padre fue tres veces diputado a Cortes y Senador del Reino, un hombre cercano a la Unión Patriótica de José María Pemán. En las últimas elecciones de la II República, las de febrero de 1936, fue elegido diputado por la candidatura de Renovación Española: el parlamentario más viejo de aquella cámara, que pronunció por tanto el discurso de apertura de aquellas Cortes destinadas al fracaso. Se negó a finalizar la sesión con un “¡Viva la República!”, siendo insultado por algunos partidos y jaleado por otros. Faltaban cuatro meses para el Alzamiento.

La “abundante documentación histórica” recopilada por el Ayuntamiento gaditano, que actuará con arreglo al artículo 15 de la Ley de la Memoria Histórica para desterrarle de los espacios públicos, recopila varios agravios de Carranza. Tanto él como su hijo Ramón se implicaron desde el principio en el golpe del 18 de julio, poniéndose inmediatamente al servicio del general Queipo de Llano (jefe del Ejército del Sur). El mismo día 19, Carranza hijo fue nombrado presidente de la Comisión Gestora encargada de la administración municipal de Sevilla en sustitución del alcalde legítimo, Horacio Hermoso Araujo, que sería ejecutado poco tiempo después por los levantados en armas.

Golpe de Estado de 1936

La implicación en las revueltas iniciales sevillanas de Carranza hijo, a la sazón 38 años, fue bastante directa, manejo de armas incluido, y se le sitúa en la represión de los barrios obreros de la ciudad que se resistieron al levantamiento franquista. Carranza padre, por entonces 74 años, llegó la semana siguiente a la playa de la Victoria de Cádiz desde Sevilla, en una avioneta, para ser designado alcalde y gobernador civil de Cádiz (como se ha dicho antes, estaría poco tiempo en el cargo por razones de salud).

Aunque por su edad no participó en escaramuzas callejeras, la moción del Ayuntamiento liderado por José María González Santos, ‘Kichi’, da por sentado que el repuesto alcalde de Cádiz contribuyó durante esos dos meses de alcaldía a identificar a sindicalistas y “personas de mala conducta que hablan mal del Movimiento Nacional, salvador de España”, posteriormente detenidos y conducidos al consejo de guerra.

Hombre de reputación muy autoritaria, también se han registrado denuncias contra vecinos de Cádiz por su afiliación política republicana, firmadas todas ellas en 1936: en palabras de los promotores de su exclusión del callejero, “fue impulsor de una comisión depuradora de funcionarios, lo cual lo responsabiliza directamente de la cruenta represión llevada a cabo a vecinos y vecinas de nuestra ciudad”.

En su entierro no se le tributaron honores militares, por expreso deseo propio. Ochenta y un años después, parece que los honores municipales a su figura son cosa ya del pasado.

Older posts

© 2018 pedro cifuentes

Up ↑